El espíritu del 15-M ha calado fuerte en Atenas, donde los indignados llevan 26 días acampados en la plaza Syntagma, ante el Parlamento, que ayer mismo abrió el debate previo a la moción de confianza al Gobierno. Miles de personas se unen a diario a los acampados, que atraen a mucha más gente que las concentraciones de los sindicatos contra los recortes. El día 1 los indignados sumaron 100.000 personas a su causa.