Transformarse o morir. Según el vicepresidente primero del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, las diputaciones se encuentran ante esta disyuntiva. "La pregunta no es si diputaciones sí o no, sino diputaciones para qué. Si las diputaciones permiten que los pequeños municipios tengan servicios que de otra forma no pueden tener, sí. Si las diputaciones son ayuntamientos grandes o comunidades pequeñas, no. Es decir, si duplicamos, no", dijo ayer el vicepresidente primero y candidato socialista a las elecciones generales durante un encuentro con cerca de 150 alcaldes y portavoces municipales del PSOE.

El asunto no es nuevo. A comienzos de año, el expresidente del Gobierno Felipe González pidió la eliminación de las diputaciones por considerarlas "redundantes". Hace una semana y media, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, señaló que, antes de dar ese paso, había que reducir el número de ayuntamientos españoles, más de 8.000. La tesis que expuso Rubalcaba, quien ha encargado al PSOE un informe para analizar cómo se podrían suprimir esas administraciones, es que deben transformarse para ayudar a las localidades menos habitadas.

En este sentido, su punto de vista es similar al del Partido Popular, que defiende que las diputaciones llevan a cabo un papel fundamental en el mundo rural al garantizar la igualdad en las prestaciones de servicios.

AUTOCRÍTICA Después del pésimo resultado del 22 de mayo, había caras de circunstancias entre los congregados en la sede central del PSOE. "Cuando uno tiene un resultado malo, hay que pensar por qué lo ha tenido. Pero no podemos estar dándole vueltas toda la vida. Hay que decir basta. Esta autocrítica que estamos haciendo debe concluir", señaló Rubalcaba, quien también pidió a los portavoces municipales en la oposición (que eran mayoría entre los reunidos) que "tiendan la mano" a los alcaldes del PP para que, juntos, estudien cómo "crear empleo".

Les ha animado, por tanto, a hacer una oposición útil y responsable y a poner encima de sus mesas de trabajo "un cartel que ponga empleo, empleo, empleo". "Desde la oposición se pueden hacer cosas, tendiendo la mano a quien gobierna, diciéndole al alcalde que, si comparte el objetivo del empleo, cuenta conmigo", explicó.

Si los alcaldes del PP quieren a los concejales socialistas a su lado para crear empleo, "que sepan que vamos a estar", afirmó.

Rubalcaba pidió además a los alcaldes y cargos socialistas que sean austeros, también en lo personal, aunque instó a que no permitan que los recortes afecten a los servicios sociales.

El encuentro, uno de los muchos que Rubalcaba ha llevado y llevará a cabo, tenía por objetivo dar a conocer al candidato dentro del partido, pues el vicepresidente, hasta ahora, no había tenido cargos de responsabilidad en el PSOE. El número tres de los socialistas, Marcelino Iglesias, afirmó de él en su presentación que es "uno de los políticos mejor preparados de este país" además de "catedrático", cuando en realidad es profesor titular de Química Orgánica.

PRONTO PAGO Durante su intervención, Rubalcaba también instó a los ayuntamientos a utilizar los 2.300 millones adicionales que recibirán el próximo año --y que el pasado viernes aprobó el Consejo de Ministros-- para pagar las deudas que mantienen con los autónomos y las pymes, que están "cobrando con retraso y lo están pasando mal", añadió Rubalcaba.

Precisamente, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) publicó ayer un informe en el que cifra en 13.300 millones de euros la deuda que las distintas administraciones mantienen con los autónomos.