Aunque en los últimos días se haya visto eclipsada por el anuncio de ETA, la precampaña continúa. Ayer fue día de vídeos, lemas y caramelos.

El PSOE, que va por detrás en las encuestas y necesita crear tensión electoral para movilizar a sus apáticos votantes tradicionales, distribuyó un espot en el que contrapone a los privilegiados y a los que no lo son. Una cuidadora lleva a un niño de la mano. Este, repeinado y con corbata, le pregunta si tiene hijos. Ella contesta que sí: una, y de su edad. El pequeño concluye: "Pues qué bien. Así, cuando seamos mayores, podrá ser la cuidadora de mis hijos". La siguiente escena presenta a la misma mujer llevando a su hija al colegio. "Corre, hija, corre", piensa ella mientras la ve subir las escaleras de la escuela. Y el narrador dice: "Solo una enseñanza pública de calidad garantiza la igualdad de oportunidades. El PP está aplicando duros recortes en las autonomías donde gobierna. Favorecerá la enseñanza privada y concertada en detrimento de la pública".

El PP replicó con su propio vídeo. Primero se ve a un numeroso grupo de hombres buscando gresca en la calle. Después, una especie de nuevo amanecer. "Alguien quiere pelea y busca la confrontación --explica la voz en off--. Pero la concordia es mejor que el enfrentamiento". La coordinadora de campaña de los populares, Ana Mato, sostuvo que los socialistas, con su secuencia del niño y la cuidadora, querían "regresar al pasado". Fue en la presentación de su nueva lema: Súmate al cambio, muy distinto del Pelea por lo que quieres del PSOE. Allí también se repartieron caramelos contra el candidato socialista, Alfredo Pé-rez Rubalcaba. Al abrirlos, uno ve en el interior del envoltorio sentencias como esta: "Si Rubalcaba nos ha llevado a esta crisis, no nos va a sacar de ella".