"A falta de mayores concreciones, el anuncio de ayer del nuevo ministro de Justicia sobre la cadena perpetua revisable no parece más que una reforma propagandística y demagógica, porque es difícil imaginar que haya casos más graves que los que actualmente ya pueden suponer para una persona en España una condena de 40 años".