El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho este lunes a sus socios europeos que cree que la reforma laboral que aprobará a mediados de febrero le costará una huelga. "La reforma laboral me va a costar una huelga", le confesó Rajoy al primer ministro finlandés, Jirky Katainen, antes del inicio del Consejo Europeo, según se puede escuchar en las imágenes recogidas por las televisiones. "Ahora viene lo más duro", le dice en otro momento el presidente del Gobierno al primer ministro holandés, Mark Rutte. "Es que nos dejan una herencia muy mala", se justifica.