Un día después de que el PP cuestionara la política de dispersión de los presos de ETA y defendiera el plan elaborado por el Ministerio del Interior para facilitar la reinserción de los reclusos de la banda, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) hizo oír su voz. Y su mensaje fue inequívoco. La asociación hará "todo lo que sea necesario" para evitar la aplicación del plan.

Así lo anunció Ángeles Pedraza justo después de ser reelegida como presidenta de la AVT --la mayor de las asociaciones de víctimas del terrorismo que existen en España-- con el respaldo del 94,6% de los votos. La única rival que le disputaba el cargo, Paulina Cerezal, retiró su candidatura poco antes de la votación.

En las últimas semanas, la lista de Cerezal había denunciado maniobras por parte de la junta directiva para dificultar el voto libre de los asociados así como el uso indebido de los medios humanos y técnicos de la AVT en favor de la candidatura de Pedraza. Unas acusaciones que han acabado en los tribunales, ya que cinco miembros de la dirección de la asociación se han querellado a título individual contra la candidatura de Cerezal.

Tras el recuento que le dio la victoria, Pedraza insistió en pedir la retirada del plan de reinserción de presos diseñado por Interior, que a su juicio supone seguir la "hoja de ruta" del anterior Ejecutivo socialista y anunció su apoyo a "cualquier cosa que se haga contra el plan", aunque no quiso precisar si acudirá a la manifestación convocada por la nueva plataforma Mujeres por la Justicia para el 9 de junio.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, llamó por teléfono a Pedraza para felicitarla por la reelección.