Apenas un año y medio es lo que tardó Oroitz Gurruchaga en pasar de ser un miembro activo de la 'kale borroka' a dirigir el 'aparato militar' de ETA en el que se incluye la organización de los comandos de la banda y además encargarse también del aparato de captación de nuevos militantes. Así lo indica el Ministerio del Interior, que sitúa a este terrorista al frente de estas responsabilidades desde mediados de 2010, poco después de que en diciembre de 2008 anunciase en rueda de prensa su integración en la organización criminal.

"Oroitz Gurruchaga Gogorza, detenido ayer en una operación conjunta de las policías de España y Francia, se hizo cargo del 'aparato militar' de ETA a mediados de 2010 a raíz de los sucesivos arrestos de los anteriores responsables de este 'aparato'. Además, Gurruchaga asumió la función de captar nuevos militantes para la banda, labor para la que incorporó como ayudante a Xabier Aramburu Sagarminaga, también detenido en la operación realizada en la localidad francesa de Cauna", indica por medio de un comunicado el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz.

Esta versión choca con la ofrecida por el Gobierno socialista y el ex responsable del Ministerio del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, quien situó al frente del 'aparato militar' a los terroristas Alejandro Zobarán, alias 'Xarla', Mikel Oroz, alias Perú, cuando fueron arrestados en Francia el 10 de marzo de 2011.

Ambos fueron arrestados en una casa rural de Willencourt, cerca de la frontera con Bélgica, donde mantenían una reunión orgánica junto a sus dos enlaces también arrestados, Iban Sáez y Urko Labaca. Según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista, el objeto de estas reuniones era revisar toda la estrategia militar y logística prevista para los 'comandos' de la banda.

El Ministerio hace un repaso de la trayectoria de Gurruchaga y recuerda que, como miembro de Segi, integró un grupo de violencia callejera en la zona de Rentería (Guipúzcoa). En abril de 2000 fue detenido por la Policía y puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número seis, de la Audiencia Nacional, que decretó su ingreso en prisión.

Tras su puesta en libertad y a la espera de juicio, asumió la responsabilidad de un grupo que desarrolló numerosas acciones de sabotaje y violencia callejera hasta abril de 2008, fecha en la que, para eludir una nueva detención, pasó a la clandestinidad. Unos meses después, en diciembre de 2008, y junto a otras nueve personas, informó a través de un vídeo difundido por el diario Gara de su decisión de integrarse en la estructura de ETA.

Por su parte, Xabier Aramburu, que también fue miembro de SEGI, participó en acciones de violencia callejera desde el año 2000 hasta que en el verano de 2005 pasó a colaborar con el grupo de ETA denominado 'Kresala', a las órdenes directas del por entonces máximo responsable del 'aparato militar', Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki'. En concreto prestó una furgoneta de su propiedad para que el grupo trasladara un vehículo cargado de explosivos hasta el polígono industrial de Vicolozano (Ávila), en septiembre de 2005, que hicieron estallar, causando daños materiales.

Lanzamiento de granadas a la base de Torrejón

Dicho grupo recibió de Garikoitz Aspiazu instrucciones para atacar mediante el lanzamiento de granadas las instalaciones de la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), para colocar artefactos explosivos contra las empresas adjudicatarias y obras del tren de alta velocidad, así como para llevar a cabo acciones intimidatorias contra empresarios que se negasen a pagar el denominado "impuesto revolucionario".

Sin embargo, la identificación de uno de los integrantes del grupo 'Kresala', a raíz de la acción llevada a cabo en Ávila, forzó la disolución del grupo, hasta que en septiembre de 2007 se reconstituyó con la denominación de 'Tontor'. De este grupo, Aramburu fue un miembro activo.

Este nuevo grupo fue presuntamente el autor, a lo largo de 2008 de la colocación de explosivos contra un repetidor de radiofrecuencias en la localidad de Azpeitia (Guipúzcoa), en marzo; contra la Casa del Pueblo de la localidad de Elgoibar (Guipúzcoa), en abril, y contra maquinaria pesada de empresas que participaban en la construcción del tren de alta velocidad en las localidades de Urnieta y Hernani (Guipúzcoa), en mayo, y en la localidad de Orio (Guipúzcoa), en julio.

Finalmente, en septiembre de ese mismo año colocó un vehículo cargado de explosivos contra la entidad Caja Vital, en Vitoria, que provocó cuantiosos daños materiales, así como otro vehículo también cargado de explosivos contra la Comisaría de la Ertzaintza, en la localidad de Ondarroa (Vizcaya), que causó diez heridos y daños valorados en varios millones de euros.

Las detenciones de Garikoitz Aspiazu, en noviembre de 2008, y de su sucesor al frente del 'aparato militar', Aitzol Iriondo Yarza, 'Gurbitz', un mes después, forzaron la inactividad del grupo 'Tontor'.