La sala de la social de la Audiencia Nacional ha avalado por primera vez la nueva causa económica para los expedientes de regulación de empleo (ERE) introducida por la reforma laboral. El tribunal ha dado el visto bueno al despido de 38 de los 80 trabajadores de una empresa de alquiler de coches que en tres años acumuló unas pérdidas de 18 millones de euros.

Este fallo no es firme, pero para poder ser recurrido ante el Tribunal Supremo los demandantes tendrán que hacer efectivo un depósito de 600 euros, una cantidad que no tiene relación con la nueva ley de tasas judiciales.

Los togados de la Audiencia rechazan todos los alegatos planteados por los trabajadores y dan la razón a la empresa Guerin Rent a Car, que decidió despedir al 47,5% de la plantilla porque acreditó una situación económica negativa, cambios en la demanda de los productos y servicios que la sociedad quería colocar en el mercado y que el recorte es necesario para salvar la empresa. Por ello, afirma que el despido colectivo es conforme a derecho porque "los contratos extinguidos han dejado de tener virtualidad económica que justifique razonablemente su mantenimiento".