Si Rajoy pretendía suavizar los ataques de la oposición con su afirmación de "me equivoqué" no logró su objetivo. Por el contrario, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no le dio un respiro y le pidió que se marche, que haga "un acto de generosidad" y deje la presidencia del gobierno porque con su intento de resistir "está haciendo daño al país que gobierna".

De hecho, Rubalcaba centró su intervención en ofrecer datos para demostrar por qué Rajoy "no dice la verdad" cuando dice desconocer que había una contabilidad B en el partido o que ni él ni otros dirigentes del PP cobraron sobresueldos en dinero negro. Y recordó cuántas veces Rajoy y el PP defendieron a Bárcenas, acusando incluso a las instituciones del estado de una persecución al PP, cuando fue imputado por el caos Gürtel en 2009.

Y de ahí pasó hasta los SMS que rajoy le envió a barcenas cuando ya se conocía su fortuna en suiza diciéndole "Luis, se fuerte" o "hacemos todo lo que podemos". No parece la mejor manera de resistir un chantaje, dijo Rubalcaba.

"Usted de ha quedado sin autoridad para hablar de corrupción, sin autoridad para pedir a los ciudadanos que paguen impuestos cuando su partido ha tenido una contabilidad B y ustedes han cobrado sobresueldos en B durante años". Ya que no respeta usted a esta cámara, respete al menos la inteligencia de los españoles"