El juez Pablo Ruz ha citado a declarar como testigo en el 'caso Gürtel' a la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para que aclare si prohibió a su antiguo colaborador en el Gobierno regional, Alberto López Viejo, contratar a las empresas que gestionaba Francisco Correa. El togado no ha fijado la fecha de esta comparecencia a la espera de saber si la presidenta del PP de Madrid renuncia a su derecho a declarar por escrito.

La citación de Aguirre fue solicitada por una de las acusaciones personadas en la trama de corrupción vinculada al PP. Esta acusación aportó un CD con declaraciones de la dirigente popular en las que afirmaba que había prohibido a López Viejo contratar con empresas de Correa. Por ello, esta acusación reclamó este testimonio para determinar "quién o quiénes fueron los encargados de institucionalizar el procedimiento de elección de empresas de forma irregular".

En la resolución, el togado sostiene que López Viejo, antiguo viceconsejero de la presidencia de la Comunidad de Madrid y consejero de Deportes, percibió casi 5 millones de euros de comisiones de las empresas de Correa que facturó a distintas consejerías de Madrid 8 millones de euros.