Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE desinfla la cumbre de Feijóo sobre financiación tras arremeter contra el Gobierno

Feijóo con Javier Fernández, Lambán, Juan Vicente Herrera y el alcalde de León, Antonio Silván.

La cumbre de ocho comunidades autónomas (cinco del PSOE, dos del PP y una regionalista) convocada para el día 2 en Santiago con el objetivo de abordar la financiación autonómica se ha frustrado en parte. El día amaneció con la advertencia de los presidentes de Extremadura, Asturias y Aragón (los tres del PSOE) de que el encuentro en Galicia no podía convertirse en un “frente” contra el Gobierno central u otras comunidades y con muestras de recelo a acudir a la llamada del titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. El amago de rebelión obligó al político gallego a llamar al menos a dos presidentes autonómicos para convencerlos de las buenas intenciones de la reunión y a ratificar públicamente que no buscaba crear posiciones “frentistas” contra nadie. Pero por la tarde, la presidenta de la Rioja, Concha Andreu (PSOE), anunció que non acudirá a la cita en la que iban a participar además Cantabria y las dos Castillas.

¿Cuál fue el motivo? Tal vez pudo ser una directriz del PSOE, pero lo seguro es que la reacción de los presidentes socialistas se produjo un día después de que Feijóo en el Debate sobre el Estado de la Autonomía arremetiera contra Moncloa y que cuando habló de la reunión del 2 de noviembre alertara de que el Gobierno, ante el nuevo modelo de financiación, quizás no sería un árbitro parcial y que en vez de defender el interés común buscaría el acuerdo con partidos independentistas para dar respuesta a las demandas secesionistas, en referencia a Cataluña, por la necesidad de Pedro Sánchez de reforzar su mayoría en el Congreso.

Primer aviso

La llamada de atención la encabezó el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, con un mensaje en Twitter. “Le dije al presidente Feijóo que no me gustan los frentismos. Deberá aclarar si la reunión de presidentes en Galicia es para atacar a otras CCAA y al Gobierno. No me gusta que me utilicen y más división no es buena para los que creemos en el diálogo pero no en los frentes”. Posteriormente amplificó su mensaje con más declaraciones. En el mismo sentido se expresaron más tarde los presidentes de Aragón, Javier Lambán, y de Asturias, Adrián Barbón, advirtiendo que no estaban dispuestos a participar en ninguna reunión que actuase como un “frente” contra el Gobierno central o cualquiera otra autonomía y pidiendo también aclaraciones a Feijóo.

Iniciativas similares en el pasado

Tras el Consello de la Xunta y a preguntas de los periodistas, el político gallego rechazó que la cumbre se fuera a convertir en un “frente” y que quien sostuviera lo contrario, estaría “manipulando”. Argumentó que cinco de las ocho autonomías son del PSOE y que además en el pasado ya se hicieron reuniones similares por parte de las comunidades más despobladas para demandar que la financiación atienda la dispersión y el envejecimiento y el coste superior de los servicios públicos derivados de estos dos factores. Añadió que esperaba acordar un documento de bases consensuado y que podría ser útil para el Gobierno central en la negociación. Indicó también que había hablado con dos presidentes autonómicos –no los identificó– y que ninguno había “desconfirmado” su asistencia a la cumbre.

La Rioja se planta

Pero a media tarde, Concha Andreu se desmarcaba, alegando que se iban a abordar temas que no tenía que ver con el origen de esa reunión de presidentes. Precisó que el Gobierno ya tiene los foros adecuados para discutir la financiación y el reto demográfico y que además “está por la labor de intentar acercar posiciones y llegar a un acuerdo y a un consenso generalizado”.

Castilla y León salió en defensa de Feijóo sosteniendo que no veía “frentismo” en la cumbre gallega.

Compartir el artículo

stats