Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

La Comisaría se incauta de la pistola del crimen de Elche y detiene a diez implicados más

Los agentes hallan en un zulo el arma del crimen y un cargador de Kalasnikov y requisan cocaína y heroína en varios registros

El detenido po.r el crimen, el pasado 1 de enero, cuando el juez lo envió a prisión en Elche

Agentes de la Comisaría de Elche, en colaboración con la de Alicante, han practicado a lo largo del fin de semana una decena de nuevas detenciones en relación con el asesinato, el día de Navidad, de una ciudadana paraguaya, Yolanda, de 25 años, en una vivienda del barrio de Los Palmerales. La muchacha llevaba un año en España y tenía dos hijos, de tres y nueve años, este último vivía con ella en la ciudad junto a otros familiares.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han calificado los hechos de crimen machista. La pareja se conocía desde hacía un par de meses y la joven falleció en la vivienda de éste. Había recibido un disparo en el rostro a poca distancia con un arma de pequeño calibre, una 9 milímetros, según detalló la prueba de balística.

El cadáver fue descubierto en la calle Taronger de forma casual al cabo de unas horas y comenzó la búsqueda del principal sospechoso que durante cuatro días mantuvo en vilo a la Policía Nacional y Local, distribuyéndose fotografías con su imagen para facilitar su captura. Pero estaba muy bien escondido. Estas detenciones permitirán dar luz a estos hechos.

La mayoría de los arrestados en esta nueva operación policial están acusados de haber encubierto al supuesto autor material del crimen, Francisco N.M., de 21 años de edad, quien se encuentra en prisión tras su detención el pasado 30 de diciembre, en el barrio de Carrús, donde mantuvo retenidas a varias personas y disparó a los agentes que iban a capturarlo. El magistrado de guardia ordenó su ingreso en la cárcel el día de Año Nuevo, en el que también se procedió a realizar la reconstrucción de los hechos.

La operación policial ha permitido encontrar un zulo donde había un arma que por su calibre y características se sospecha que fue la utilizada en el asesinado de la joven. En el mismo escondrijo, los agentes también se han incautado de un cargador de un rifle de asalto Kalashnikov, arma que fue usada contra los policías.

El detenido por estos hechos sigue negando su implicación en el asesinato de la joven y se encuentra a estas horas en un centro penitenciario. El crimen machista ha llevado a la Fiscalía a solicitar al juez la apertura de diligencias por varios delitos: tenencia ilícita de armas, asesinato y tentativa de homicidio, así como detención ilegal.

Los arrestados durante el fin de semana, de los que se desconoce si existe una vinculación familiar, han sido detenidos tanto en Alicante como en Elche. Los juzgados de ambas ciudades han autorizado diversos registros con base en las sospechas y pruebas aportadas por los investigadores. A algunos de los arrestados se les va a implicar directamente con el encubrimiento del supuesto autor. A otros, en cambio, con el tráfico de droga. Los agentes se han incautado de importantes cantidades de cocaína y de heroína en esta operación. A priori, está previsto que pasen a disposición a principios de semana en función de cómo avancen las diligencias.

Intervención policial

Por el momento se desconoce si se van a producir nuevas detenciones en relación a este asunto. Diez días después las pesquisas continuaban adelante porque los agentes intentaban sabe qué hizo y dónde estuvo Francisco N.M. desde ese día 25 en el que se habría cometido el asesinato, y el día 30, cuando fue detenido en un piso próximo a la avenida de la Libertad. Al parecer, algunos de estos detenidos son vecinos del barrio de Patilla en Elche, que es una zona de intervención preferencial para la Policía, que se habrían trasladado a casas de familiares en Alicante para evitar ser localizado.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no han precisado cómo ha sido intervenida el arma y en qué circunstancias, pero consideran que es la utilizada para el crimen y que su dueño debía de tener muy claro que no iba a ser fácil de localizar cuando desestimó deshacerse de ella.

La investigación no se ha cerrado ni mucho menos con estos nuevos arrestos. La preocupación policial por el hecho de que se hayan intervenido hasta tres armas en este asunto, dos el día de la detención del supuesto asesinato y una tercera en las diligencias posteriores, hace sospechar a los agentes la facilidad que tienen los delincuentes para acceder a pistolas y rifles con gran impunidad.

Compartir el artículo

stats