Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis en el PP

La dimisión de García Egea empuja al PP murciano a la 'vía Feijóo'

Horas antes de la dimisión del secretario general de los populares, López Miras solicitaba un congreso extraordinario por "responsabilidad"

López Miras, ayer en Cieza.

El último barón territorial del Partido Popular que apoyaba abiertamente a la dirección nacional, el murciano Fernando López Miras, cedía ayer a la presión y solicitaba un congreso extraordinario ante una situación que describía como "insostenible". Hasta entonces había rechazado esta opción. Sin embargo, La Opinión de Murcia pudo confirmar este martes de fuentes del Gobierno regional que el PP cierra a partir de ahora filas en torno a Alberto Núñez Feijóo.

El destino quiso que Miras anunciara su cambio de posición respecto a la crisis del PP ante el colorido paisaje de la Floración de Cieza, localidad natal de Teodoro García Egea, que horas después presentaba su dimisión como secretario general. "Agradezco que haya medios nacionales porque esto nos va a permitir que todo el mundo en España conozca este fenómeno de la naturaleza", llegó a decir el presidente de la Comunidad.

Pero la actualidad manda. Por primera vez, y tras varios días apoyando a Pablo Casado y a Teodoro García Egea, el jefe del Ejecutivo cedía a las presiones del resto de barones y dirigentes nacionales de su partido: "Es el momento de la responsabilidad. España está por encima de todo y yo tengo que representar a los miles de militantes que hay en la Región". Entonces hablaba ya como presidente del partido en la Región, consciente de que la militancia murciana también pide cambios en la dirección nacional de la formación.

López Miras se excusó por su anterior actitud, reacia a convocar un congreso que significaría el fin de Casado y García Egea, porque, "desde el jueves, la situación ha cambiado mucho y a peor".

No es fácil para López Miras dar este paso debido a la estrecha relación que siempre ha tenido con Teodoro García Egea, al que ayer se refirió abiertamente como un "amigo". "Saben que desde el primer momento he respaldado a la dirección nacional con la que me une, además, una amistad a la que no voy a renunciar nunca, pero es cierto que por encima de cualquier cuestión personal está España y la Región de Murcia", señaló.

De esta forma, la dirección nacional del PP perdía a su último defensor. "No se trata de una cuestión de confianza, sino de responsabilidad", insistió.

El presidente regional prefirió no valorar la dimisión de José Luis Martínez Almeida como portavoz del PP, ya que entiende que se trata de «una decisión personal» que respeta. Tampoco vio, dijo en aquel momento, el comunicado firmado por varios dirigentes del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso en el que exigían la destitución inmediata del secretario general del partido, Teodoro García Egea. Pero sí que quiso subrayar que, para él, "es el momento de cambiar la situación" e insistió en tomar "decisiones urgentes".

Con su nuevo posicionamiento ya expuesto, el presidente confirmó que hoy asistirá a la reunión convocada a las 20 horas por Pablo Casado con los presidentes regionales del PP. Antes, a partir de las 16.30 horas, el líder del Consejo de Gobierno murciano deberá responder a las preguntas de los grupos parlamentarios en la sesión de control de la Asamblea Regional. «Espero terminar lo antes posible y lo más rápido que se pueda, cumpliendo las normas de circulación, poder estar en la sede del Partido Popular en Génova», apuntó.

Precisamente, una de las preguntas a las que tendrá que responder, formulada por Podemos, es sobre "la afectación que los graves problemas internos que están teniendo lugar en el seno del Partido Popular pueden tener en la gestión de gobierno de la Región de Murcia".

Luengo reconoce la labor de Egea

Cuando López Miras llegue a Madrid esta noche no se encontrará con Teodoro García Egea en la sede del partido. El ciezano presentó a media tarde de ayer su dimisión a Pablo Casado tras días de absoluta presión y dirigentes de toda España pidiendo su marcha.

La dimisión del secretario general era una exigencia del bloque que se aglutina en torno a Alberto Núñez Feijóo, ya que lo consideraban una de las mayores fuentes de conflicto en el partido.

El secretario general del PP murciano, José Miguel Luengo, manifestó ayer por la noche a este periódico que "Teodoro García ha hecho un trabajo extraordinario" y que "su implicación con las principales reivindicaciones de la Región han estado en primera línea del PP nacional". Recuerda que "se encontró un partido en una situación muy difícil tras la moción de censura de Rajoy" y que, "gracias a su trabajo, consolidó las bases en todos los territorios".

Luengo subraya que "ahora el PP de la Región estará a través del presidente López Miras en la rápida reconstrucción de esta lamentable crisis para ayudar cuanto antes a hacer un proyecto sólido y unido para ser alternativa al peor gobierno de la historia de España".

De esta forma, el PP murciano se suma a la línea marcada por el presidente de la Xunta de Galicia. La conocida ya como ‘vía Feijóo’ es la opción mayoritaria para sustituir a la casi extinguida dirección de Casado, después de que la propia lideresa madrileña insistiera estos días en que su sitio es la capital de España y que "nunca" quiso luchar por el puesto del presidente popular.

Con el gallego en Génova 13, si decide finalmente presentarse al congreso extraordinario que se convocará tras la reunión de la junta directiva de la próxima semana, el Partido Popular regional deberá recomponerse ante la ausencia del principal apoyo que han tenido hasta ahora en la dirección nacional, García Egea.

Compartir el artículo

stats