Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DEPORTE

Un año de Govern de Pere Aragonès: el choque de Cataluña y Aragón por los Juegos de Invierno 2030

El 'president' no imaginaba la bomba de relojería que activaba al mandar la carta formal para organizar los Juegos de Invierno

El ’president’ de la Generalitat, Pere Aragonès y la ’consellera’ de Presidència, Laura Vilagrà, antes de la reunión del ’Consell Executiu’ de esta mañana. FERRAN NADEU

Poco imaginaba Pere Aragonès la bomba de relojería que activaba en julio, cuando envió la carta oficial al COE para optar a los Juegos de Invierno del 2030, la principal carpeta en materia deportiva de su primer año de mandato. La tensión política se ha vivido desde el pistoletazo inicial de la carrera olímpica. No habían pasado ni 48 horas de la misiva de Aragonès cuando ya ha hubo el primer incendio. Y sonado. El presidente de Aragón, Javier Lambán, anunció la ruptura por parte de su gobierno de su compromiso con la candidatura conjunta con Cataluña, denunciando que su confianza en la Generalitat era "inexistente" tras la "deslealtad" de su homólogo.

Un tono duro que ha mantenido desde entonces y con el que Aragonès ha tenido que aprender a lidiar: después de suspender un encuentro en enero con el 'president' de la Generalitat Lambán acusó en marzo al independentismo "intolerante, supremacista y excluyente" de "arruinar y boicotear" los Juegos. Pese a estas salidas de tono, el diálogo parecía abrirse poco a poco hueco para llegar a un acuerdo técnico. El COE y los gobiernos catalán y español validaron el 1 de abril "la propuesta presentada, debatida y acordada" ante la silla vacía que había dejado Aragón, que se desmarcó a última hora del pacto. Lambán calificó de "desafío" la reunión y afirmó que su gobierno "no podía aceptar por dignidad" un reparto que daba 54 pruebas a Aragón y 42 a Catalunya. Y ahí sigue encallada la negociación.

La consulta

El Govern apremia al COE para que, si Aragón sigue enrocada, valore una opción de Catalunya en solitario, pero el COE solo ve viable una candidatura conjunta. Además del frente aragonés, la Generalitat debe bregar también con el frente interior: no solo por el poco entusiasmo olímpico sino para rebatir a los contrarios a los Juegos, que se empiezan a movilizar por el 'no'. Aragonès convocó para el 24 de julio una consulta entre 55.000 personas de Alt Pirineu y Aran en la que si ganará el 'no' el Govern apagaría el pebetero La duda ya no es si el tren olímpico seguirá en marcha a partir de esa fecha sino si habrá descarrilado antes entre tanta turbulencia.

Compartir el artículo

stats