Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Relaciones bilaterales

Silencio de Exteriores sobre los avances en la negociación de la mediana

El equipo del ministro Albares guarda silencio sobre la primera reunión con Marruecos para la delimitación de las aguas frente al Archipiélago

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, saluda a su llegada a la segunda y última jornada de la Cumbre de la OTAN 2022 en el Recinto Ferial IFEMA MADRID, a 29 de junio de 2022, en Madrid (España). La Cumbre de la OTAN 2022 comenzó EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel Albares, ha dado un giro de 180 grados en su estrategia de explicación sobre las nuevas relaciones con Marruecos y en concreto respecto al punto numero seis del acuerdo firmado por ambos países el pasado 7 de abril, el que se refiere a la reactivación del grupo de trabajo sobre la delimitación de los espacios marítimos en la fachada atlántica para fijar la mediana marítima con Canarias. Lo que inicialmente fue por parte del ministro una exposición continua de este punto del acuerdo como ejemplo del beneficio para España en la nueva etapa, que justificaría el cambio de posición española respecto al conflicto del Sáhara Occidental, hoy es una política de opacidad y silencio sobre las negociaciones en torno a los primeros contactos con Rabat sobre la delimitación de aguas.

El departamento de Albares, muy centrado en los últimos días en la preparación y desarrollo de la histórica cumbre de la OTAN en Madrid, prácticamente ha escondido a la opinión pública el inicio de las negociaciones sobre este asunto, a pesar de la importancia que el ministro otorgaba a la reactivación de este grupo de trabajo tras quince años de parón.

Primer encuentro

Pese a la amplia difusión inicial por parte de Albares de que esa comisión negociadora entre ambos países se empezaría a reunir en junio, lo cierto es que hace varias semanas que el Ministerio no ha dado ninguna información al respecto incluso cuando la primera reunión ya se ha producido.

Ese primer encuentro tuvo lugar hoy sin que Exteriores haya realizado ni una sola convocatoria previa o difundido un solo comunicado relacionado con este primer encuentro, ni sobre los avances o acuerdos que se hayan alcanzado, aunque estos sólo fueran de tipo procedimental. Esta actitud del Ministerio contrasta con el interés del Gobierno de Canarias por dar a conocer el inicio de este proceso, en el que está participando como parte afectada. De hecho, todo lo que se va conociendo a este respecto es gracias al Ejecutivo regional, que en primer lugar hizo una convocatoria a los medios de comunicación de la reunión interministerial del pasado lunes en Madrid, en la que participaron el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, y el jurista y letrado del Parlamento de Canarias José Miguel Ruano –mandatado por el presidente Ángel Víctor Torres– y posteriormente informó del resultado de la misma, anunciando precisamente que hoy tendría lugar la primera reunión bilateral entre España y Marruecos para iniciar la negociación.

De hecho, Pérez, que fue quien comunicó públicamente la celebración de la reunión interministerial del lunes, intentó dar cuenta de su participación en ella en declaraciones dentro de la sede de Exteriores donde se produjo, pero el gabinete de Albares le impidió que utilizara las dependencias ministeriales y le obligó a hacerlas en la calle. El Ministerio justifica esta ausencia de información por su parte en que se trata de reuniones técnicas para preparar el calendario y la metodología de trabajo y que la negociación propiamente dicha aún no ha comenzado.

En todo caso, son muchos los aspectos en torno a esta cuestión sobre los que el Gobierno de Canarias está interesado en conocer y despejar incluso antes de iniciarse el proceso negociador, tal como ha ido dejando claro Julio Pérez y el propio presidente canario, en los últimos días.

Torres ha señalado en este sentido que está en permanente contacto con Albares para garantizar la presencia del Ejecutivo regional en las negociaciones, al menos en todas aquellas que afecten de manera directa a Canarias como territorio con un Estatuto de Autonomía que reconoce las aguas archipielágicas, sobre la que ejercer algún tipo de competencia propia o cedida por el Estado, según los casos. Es necesidad de información permanente fue precisamente uno de los puntos en los que el mandatario insistió al ministro en su visita a las Islas a finales de mayo para explicar in situ el giro dado con respecto a Sáhara.

No dan importancia desde el Ejecutivo regional al hecho de que en esta primera reunión bilateral no haya representación canaria ya que consideran que podrán tener «voz sin filtros» una vez vaya avanzando el proceso.

Hoja de ruta

Según avanzó el consejero Julio Pérez tras participar en la reunión preparatoria el lunes, la de hoy, ya de ámbito bilateral entre los gobiernos español y marroquí, quedaría exclusivamente en manos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación para establecer con los representantes de la otra parte la hoja de ruta de las negociaciones tanto respecto al calendario como a la metodología de trabajo. Hoy no trascendió el nivel de representación marroquí en esa reunión, ni tampoco el grado de avance que se produjo sobre las cuestiones que se pretendían aclarar previas a la negociación. En una breve reunión telemática con Pérez y Ruano apenas se les transmitió que las primeras sensaciones habían sido positivas, si bien no se cerró fecha para un nuevo contacto. Mañana informarán más en detalle en el Consejo de Gobierno.

Por parte de Exteriores el grupo de trabajo se ha puesto en marcha con dos únicos representantes, la directora general de Diplomacia Económica, Ana Esmeralda Martínez; y el director general para el Magreb, Mediterráneo y Oriente Próximo, Alberto Ucelay. De momento no hay previsión que en estas negociaciones se impliquen directamente ni la secretario de Estado de Asuntos Exteriores y Globales, Ángeles Moreno, si obviamente el propio ministro Albares. Según el Ejecutivo canario, la representación española iba a proponer a la delegación marroquí empezar la discusión reproduciendo la dinámica de la negociación de hace quince años, con la creación de tres grupos de trabajo para abarcar todas las materias incluidas en las conversaciones que tiene relación con las actividades afectadas por la fijación de una medida marítima. Uno de los grupos se encargará de la delimitación de los espacios marítimos propiamente dicha, un segundo sobre pesca, y un tercero se centrará en seguridad, transporte y medio ambiente.  

Compartir el artículo

stats