Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cataluña

Junts decidirá en una consulta interna la próxima semana si rompe el Govern

El sector afín a Laura Borràs aprieta para que la formación salga ya del Executiu, aunque los cercanos a Turull piden cautela

Llegada de la ejecutiva de Junts a la sede del partido. Ferran Nadeu

Junts quiere forzar una negociación con Esquerra de 48 horas antes de someter a consideración de la militancia su salida del Govern. Pero, a la vez, no ata lo primero a lo segundo, porque ya ha convocado a las urnas y el lunes decidirá la pregunta: "Es un mandato del congreso". Tras el cese fulminante del vicepresident Jordi Puigneró, a juicio de la "deslealtad" de no haber comunicado al president Pere Aragonès que su partido le amenazaría con una cuestión de confianza, la posconvergencia opta por buscar un último puente que no dinamite las relaciones, pero que tampoco frene su consulta interna a las bases, convocada para el 6 y 7 de octubre.

La ejecutiva, reunida durante más de nueve horas, ha aprobado por unanimidad esta solución intermedia y temporal, aunque el secretario general Jordi Turull ha asegurado que no se trata de un ultimátum a los republicanos. Una decisión que no ha sido comunicada antes al president, según fuentes de Palau. Está en juego el futuro del Consell Executiu y, sobre la mesa, hay dos escenarios: mantener a sus seis consellers en el cargo con algún recambio o abandonar ya el Consell Executiu.

Según fuentes del partido, el planteamiento mayoritario pasa por acelerar esta votación interna, aunque una parte de la ejecutiva prefiere firmar ya el divorcio con Esquerra y jugar a desestabilizarla. El primero, la cautela, cunde entre los afines al secretario general, Jordi Turull; mientras que en el segundo, el de la precipitación, está el sector cercano a la presidenta Laura Borràs -además del propio Puigneró, como afectado- cree que deben abandonar cuanto antes.

La previsión para dicha votación era que debía ser convocada sobre el 20 de octubre, pero los acontecimientos recientes, tras el ultimátum fallido, la amenaza de una cuestión de confianza al jefe del Govern y la destitución del vicepresident, deben precipitarla, opinan en JxCat. Esta ruptura sería también menos traumática para la formación porque podría alegar que se han pronunciado a nivel interno para decidirse, aunque a nadie se le escapa que los máximos dirigentes, Borràs y Turull, pueden decantar el sentido del voto según el diagnostico que ofrezcan a las bases sobre la continuidad o no en el Consell Executiu.

El golpe de autoridad de Aragonès, ha forzado que JxCat deba aclararse cuanto antes. La interinidad en la vicepresidencia se da por descontada durante un tiempo según varias fuentes posconvergentes que, a la vez, descartan en estos momentos que sea asumida por el 'conseller' de Economia, Jaume Giró, el titular con más 'feeling' con la dirección de Palau pero, a la vez, duramente criticado internamente por cuestionar públicamente que sea el momento de la desconexión y por su apuesta por la gobernabilidad sin matices, lejos de la batalla partidista.

Si la situación no se reconduce y se consuma la fractura del Govern, Esquerra gobernará en solitario. Así lo expresan varios dirigentes republicanos, que descartan apretar el botón electoral ante la actual situación socioeconómica -y la consiguiente necesidad de aprobar unos nuevos presupuestos para atenderla-, pero también para poder reivindicarse como una opción electoral que puede comandar sin ataduras y para reducir el impacto de una salida de Junts exhibiendo que no ceden a lo consideran "chantajes".

Compartir el artículo

stats