Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis en el Executiu

ERC y 'comuns', en contacto ante la posible salida de Junts del Govern

La comunicación entre ambas fuerzas es "fluida" y "frecuente", a pesar de que durante el debate de política general los morados anunciaron que congelaba la negociación de los presupuestos

Jéssica Albiach hablando con Albert Batet, de Junts, durante el debate de política general.

En plena contrarreloj por la posible salida de Junts del Govern catalán, Esquerra ha dejado claro que no teme gobernar sola. Pero a nadie se les escapa que, con solo 33 diputados, la geometría variable será doctrina obligada para continuar la legislatura. Ante ese principio de realidad, los republicanos mantienen conversaciones abiertas con los 'comuns' para abordar los posibles escenarios que se pueden abrir si los posconvergentes consuman la ruptura. Los unos y los otros confirman a EL PERIÓDICO, del grupo Prensa Ibérica, que han intercambiado ya impresiones sobre la situación actual, aunque consideran prematuro entrar en la fórmula de estas alianzas. Primero, insisten, hay que ver el resultado de la consulta de Junts.

"Hay conversaciones sobre la disponibilidad de colaboración en caso que se acabe rompiendo el Govern", explican fuentes conocedoras de la interlocución que mantiene con ERC el grupo de Jéssica Albiach. Otra voz, de En Comú Podem, detalla que en los últimos días han compartido impresiones con los republicanos sobre qué creen que pasará con Junts, aunque esta fuente puntualiza que no quieren ir más allá de eso en estos momentos porque el partido es escéptico sobre el divorcio de la alianza independentista.

Fuentes de ERC en el Parlament, por su parte, quitan hierro a los encuentros con los 'comuns' y señalan que por ahora se han limitado a meros comentarios sobre la actualidad. "Sería muy atrevido apuntar que fueron algo más que eso", apostilla, y afirma no cogerle por sorpresa "que haya quien quiera darle mayor rango por darse relevancia". Pero lo cierto es que la comunicación que existe con Albiach es "fluida" y "frecuente", a pesar de que durante el debate de política general anunció que congelaba la negociación de los presupuestos a la espera de si será el 'conseller' Jaume Giró quien la lidere o bien si acaba siendo relevado por la salida de Junts del Govern.

Apuesta por la gobernabilidad

En todo caso, los 'comuns' han trasladado al 'president' Pere Aragonès que su grupo "apostará por la gobernabilidad" -como el PSC, rechazan ir a elecciones- pero que, primero, debe ser él quien explique, si se queda solo en el Govern, qué piensa hacer y con quién. De hecho, este lunes le emplazaron a tomar las riendas y a no esperar a la consulta de los posconvergentes para prescindir de ellos en el Executiu. Para En Comú Podem es imprescindible saber si los republicanos se liberan o no de lo que consideran "hipotecas" de Junts para abrir un debate interno sobre si la colaboración con el Govern puede ser desde dentro o desde fuera.

El partido morado también emplaza a Esquerra a ser consciente de que, por mucho que sus ocho diputados decidieran cooperar con su Govern, la realidad aritmética es que no suman y que para ello hará falta tener en cuenta al PSC. "Ya sabemos que con Albiach hay más sintonía que con [Salvador] Illa, pero hará falta alguien más", avisan.

Según los 'comuns', también los socialistas deben estar en la órbita de contactos del Govern, una interlocución que tanto ERC como el PSC aseguran que por ahora no han mantenido para abordar esta carpeta. Durante la campaña electoral, Aragonès dejó claro que descartaba alianzas de gobernabilidad con los socialistas -a quien ve como su principal rival electoral y, sobre todo, como defensor de un modelo de país opuesto al suyo-, de la misma manera que hasta ahora ha rechazado aprobar los presupuestos que sus votos.

Illa dice 'no' al Govern

El líder del PSC se ha apresurado a negar que su partido esté dispuesto a gobernar codo con codo con Aragonès si hay divorcio independentista. "Este es un Govern fallido que no funciona y que tiene objetivos que no comparto", ha asegurado en una entrevista en La Xarxa. Atendiendo a que ejerce como jefe de la oposición, su estrategia pasa por apuntalar que él es la alternativa a la inestabilidad de ERC y Junts y la garantía del "gobierno fuerte" que Cataluña necesita.

Ahora bien, ha repetido por enésima vez que eso no es incompatible con tender la mano para aprobar los presupuestos a pesar de considerar que el Executiu está "en tiempo de descuento". Precisamente este martes, con las cuentas estatales aprobadas por la Moncloa, empieza el baile de la negociación de Pedro Sánchez con los republicanos en Madrid, un apoyo determinante para la estabilidad del Gobierno que no será ajeno a los posibles escenarios que a partir del viernes se abran en Cataluña.

Compartir el artículo

stats