Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista Dolores Corella Catedrática de Medicina Preventiva distinguida al mérito científico

Dolores Corella: "Tenemos enfermedades que requieren más investigación"

La doctora Dolores Corella en el Colegio de Farmacéuticos de Castellón antes de impartir una conferencia

La ondense Dolores Corella es catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universitat de València y también jefa de grupo de investigación en el Centro de Investigación Biomédica en Red (Ciberobn), dedicado al estudio de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición. Es un centro de excelencia que incluye a los investigadores de más prestigio sobre el tema en España. Es licenciada y doctora en Farmacia, así como licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos. La doctora Corella se apasionó por la investigación genómica siendo pionera en España en la integración de la investigación genómica en la investigación epidemiológica tradicional para el estudio de las interacciones gen-ambiente en prevención de las enfermedades cardiometabólicas. Ha centrado sus investigaciones en la dieta, siendo también pionera en el análisis de las interacciones gen-dieta y el desarrollo de la Nutrigenómica. 

Sus investigaciones pioneras en Genómica Nutricional han sido reconocidas con el Premio Rei Jaume I de investigación médica en el 2018. También ha recibido el Premio Internacional Hipócrates de Nutrición y el Premio Memorial Gregorio Marañón, así como el Premio Especial Honorífico a la Mujer Científica Valenciana este año y la distinción al mérito científico con motivo del 9 d’Octubre. A estos se suma el de Mujer de Mediterráneo de Castellón, impulsado por el periódico Mediterráneo con el apoyo el Banco Sabadell para dar visibilidad al empoderamiento de la mujer de la sociedad castellonense y que recibirá el próximo 27 de octubre. Ha colaborado en decenas de estudios en varios países. Su labor de formación y divulgación ha sido muy intensa, impartiendo múltiples conferencias invitadas nacionales e internacionales. Ha participado en más de 40 proyectos de investigación, posee varias patentes internacionales y otras actividades de transferencia en colaboración con empresas. 

Ya ha recibido algunos premios por su labor investigadora. Ahora le han concedido esta distinción al mérito científico por parte de la Generalitat. ¿Cómo lo recibe?

Este premio lo recibo con inmensa alegría y gratitud. A pesar de que, actualmente, tengo una posición importante en investigación, la actividad investigadora de los científicos en España es en general muy difícil en comparación con otros países más avanzados. Realizamos un trabajo muy vocacional, invirtiendo mucho tiempo y esfuerzo con jornadas muy largas y sin festivos, que resultan difíciles de comprender para los no científicos. Este esfuerzo gratifica si al final se obtienen buenos resultados en los descubrimientos. Los premios animan a seguir innovando más en ciencia.

Usted es una de las investigadoras más relevantes en cuanto a la nutrigenómica. ¿Cómo podemos explicar de un modo entendible para el lector qué es?

Estoy investigando en nutrigenómica desde hace más de 25 años y los avances han sido espectaculares. La nutrigenómica surge de la aplicación de las tecnologías ómicas a la investigación nutricional tradicional. Al inicio, la tecnología ómica más empleada era la genómica (basada en cambios de base en el ADN), actualmente hemos incorporado otras ómicas como la epigenómica (estudia elementos reguladores en el ADN, pero que no implican cambios de base, entre ellos los más relevantes son las metilaciones en las citosinas), la transcriptómica (estudia la expresión de genes a partir del ARN), la metabolómica (estudio de los metabolitos de manera masiva) y otras ómicas que resultaría demasiado extenso detallar. Todas estas ómicas incorporadas a la nutrigenómica nos permiten conocer el riesgo genético que tiene cada persona de sufrir una enfermedad (por ejemplo diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad, etc.) e investigar también si mediante una dieta muy personalizada podemos prevenir o tratar la enfermedad correspondiente. Actualmente este concepto de personalización de tratamientos, se emplean en la denominada medicina de precisión.

«Tengo una posición importante en investigación, pero la actividad de los científicos es difícil»

decoration

Una de las aplicaciones más claras es la dieta personalizada. ¿Cada uno tenemos que comer de una manera determinada o hay directrices generales para todos?

La dieta personalizada es una parte de la nutrición de precisión y a veces se utilizan como sinónimos. La diferencia es que en nutrición personalizada podemos tener en cuenta características de la persona muy sencillas, como por ejemplo si es hombre o mujer, su edad, sus preferencias, sus problemas de salud... La ciencia nos ha demostrado que son mejores las dietas personalizadas en lugar de directrices generales para problemas específicos. La nutrición de precisión va más allá porque además de tener en cuenta las características anteriormente mencionadas para personalizar las dietas, tiene en cuenta marcadores nuevos ómicos (genómicos, epigenómicos, metabolómicos, metagenómicos, etc.) anteriormente desconocidos y que se está viendo que tienen mejor valor predictivo.

Si hablamos de dietas, hay personas que se pasan prácticamente toda su vida a dieta, prueban numerosos métodos. ¿Hay una manera efectiva de dejar de estar siempre a dieta y estar saludable?

Precisamente la nutrición personalizada lo que intenta es optimizar las dietas para remendar a cada persona la más óptima y evitar estar toda la vida probando unas dietas u otras, seguidas por el efecto yo-yo.

«La nutrición personalizada lo que intenta es optimizar la dieta y evitar una tras otra»

decoration

Hay personas que genéticamente son propensas a la obesidad. ¿Cómo se puede detectar y marcar pautas de alimentación?

Ya sabemos mucho de los genes que intervienen en obesidad, y es cierto que hay personas que tienen una predisposición genética a obesidad y hoy en día se puede determinar al menos parcialmente. Lo que ocurre es que cuando una persona ha alcanzado la obesidad y queremos recomendar una dieta para perder peso, sabemos que algo que se está haciendo mal es suponer que los mismos genes que aumentan el riesgo de obesidad, son los relevantes para perder peso. Esto no es así y ahora estamos realizando investigación específica sobre la genética de la pérdida de peso y su interacción con la dieta y la actividad física.

En sus recomendaciones aplica un nuevo factor como es la huella ecológica de los alimentos. ¿En qué consiste?

Hasta ahora hemos hablado de alimentación saludable, y durante muchos años, el aspecto saludable ha sido el prioritario en la investigación nutricional. Hoy en día estamos en una situación de emergencia climática mundial. Sabemos que existe un aumento de la temperatura del planeta que hay que revertir para no tener consecuencias catastróficas. Ello hace que todos los científicos vayamos incorporando los aspectos de sostenibilidad y los objetivos de desarrollo sostenible a nuestras investigaciones. Precisamente en nutrición, la producción de alimentos, transporte y consumo se asocia con un 25% de la emisión de gases con efecto invernadero. Esta estimación nos hace poner en alerta y nos obliga a conocer cuál es la huella ecológica de cada alimento. 

Compartir el artículo

stats