Los líderes de la Unión Europea (UE) acordaron ayer en la cumbre de Salónica destinar 140 millones de euros adicionales (23.300 millones de pesetas) del presupuesto comunitario durante los próximos tres años a financiar el control de las fronteras exteriores, la repatriación de inmigrantes sin papeles y el desarrollo del nuevo sistema informático de visados. Los dirigentes europeos se comprometieron a que el futuro marco presupuestario de la UE destine fondos para financiar las políticas europeas de inmigración y asilo.