Un grupo armado iraquí no identificado amenazó ayer con matar a dos rehenes, un ciudadano turco y otro egipcio, si los gobiernos de sus respectivos países no piden perdón por colaborar con las tropas estadounidenses. Según un portavoz del grupo, los dos rehenes fueron secuestrados cuando entraban en territorio iraquí desde el vecino Kuwait, a bordo de vehículos en los que transportaban material militar y munición para las tropas estadounidenses.

Los secuestradores divulgaron un vídeo, emitido por las televisiones árabes, en el que los dos rehenes aparecen en el suelo. Los captores ocultan su rostro con el tradicional pañuelo árabe y van armados con kalashnikov.

ADVERTENCIAS CUMPLIDAS No sería la primera vez que un grupo armado iraquí cumple su amenaza de acabar con la vida de los rehenes. Hace más de un mes, el italiano Fabrizio Quattrocchi fue ejecutado de un disparo en la cabeza porque el Gobierno italiano rechazó la solicitud planteada por los secuestradores de retirar sus tropas de Irak. El pasado 11 de mayo fue decapitado ante las cámaras el estadounidense Nick Berg.

El martes, fue secuestrado en Bagdad un ciudadano polaco, director de una empresa constructora. Otro empleado de la firma logró escapar. El grupo de captores ha exigido el pago de un rescate a cambio de la liberación del ejecutivo.

Tres ciudadanos italianos, empleados de una empresa de seguridad privada y compañeros del rehén asesinado Fabrizio Quattrocchi, están secuestrados en Irak desde el pasado 12 de abril pese a las intensas gestiones realizadas por el Gobierno de Roma para lograr su liberación. También siguen en paradero desconocido un hombre de negocios jordano, que fue secuestrado en Basora, y un hombre de nacionalidad canadiense. Otros de los rehenes han corrido mejor suerte. Siete surcoreanos, siete chinos, cinco ucranianos, cinco rusos y cinco japoneses fueron algunos de los que fueron liberados al cabo de pocos días.

Mientras, la violencia sigue. Al menos 5 personas murieron y otras 35 resultaron heridas, según fuentes hospitalarias, al hacer explosión un coche bomba en el barrio de Azamyia, en el noreste de Bagdad. El atentado se produjo en una calle muy concurrida y desató el pánico entre los peatones, informa France Presse. En el barrio Ciudad Sadr, milicianos del clérigo shií radical Moktada al Sadr y tropas de EEUU se enfrentaron. También en Kufa hubo combates.