El Gobierno buscará el consenso de todas las fuerzas parlamentarias antes de convocar un referendo para ratificar la nueva Constitución europea. Aunque el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, mantiene su decisión de celebrar la consulta, el Gobierno es consciente del riesgo de una elevada abstención, en línea con lo ocurrido el pasado domingo en las elecciones al Parlamento Europeo.

España será uno de los primeros países en ratificar el texto constitucional en las Cortes, según anunció ayer el titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. El ministro apostó por alcanzar un consenso parlamentario antes de celebrar un referendo. Indicó, en todo caso, que el método elegido deberá fortalecer la proximidad a Europa de los ciudadanos.

El Ejecutivo socialista prepara una campaña de difusión de la Carta Magna europea, en colaboración con ayuntamientos, comunidades autónomas y agentes sociales. En caso de celebrarse la consulta, la campaña divulgativa debería servir también para conjurar el riesgo de una alta abstención.

LOS LOGROS Moratinos aseguró que, tras la complicada negociación en la cumbre europea, España puede ufanarse "porque ha permanecido en el corazón político de Europa". A su juicio, ha ganado poder y ha recuperado protagonismo como país constructor de Europa, "como país que no bloquea", añadió en velada crítica al PP.

Moratinos señaló que el Gobierno ha alcanzado los objetivos fijados cuando José Luis Rodríguez Zapatero reorientó la negociación. Entre otros, citó que los tres países grandes no puedan bloquear la toma de decisiones y el mantenimiento del peso de España en la Comisión, con la continuidad de dos carteras. Tampoco olvidó la recuperación de cinco escaños en el Parlamento Europeo, cuando perdía 14 de haberse aplicado el Tratado de Niza en el que negoció el Gobierno del Partido Popular; "un tratado que en Bruselas nadie mencionó", apostilló.

EL FUTURO DE SOLANA En apoyo de sus tesis, el ministro de Exteriores distribuyó en la rueda de prensa cuadros estadísticos a los periodistas acerca del sistema de voto pactado para concluir: "Disponemos de una capacidad brutal para fijar alianzas".

Moratinos no excluyó que el Alto Representante de la UE, Javier Solana, se convierta en presidente de la Comisión Europea, pero indicó que ya ha recibido el apoyo unánime de todos los países miembros para ser el ministro de Exteriores de la UE cuando la Constitución entre en vigor. En Sitges (Barcelona), Solana subrayó que "no es candidato a nada", pero que se encuentra abierto a "cualquier posibilidad, al servicio de la Unión Europea".

El ministro se felicitó también porque "se ha roto el tabú" sobre las lenguas como el catalán, el gallego y el euskera, ya que la nueva Constitución se traducirá a esos idiomas.