Gilberto Rodríguez Orejuela, más conocido como El Ajedrecista, salió de Bogotá hacia Miami, custodiado y esposado, a bordo de un avión de la agencia antidrogas de EEUU, convencido de que se cometía con él una injusticia y que estaba siendo utilizado como "chivo expiatorio" de los intereses de Bogotá y Washington.

Tanto a Gilberto como a su hermano Miguel --recluido en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita-- se les acusa de haber comandado el cártel de Cali, considerado como la mafia más grande de cocaína que operó en el mundo durante las décadas de los 80 y 90. EEUU acusa a El Ajedrecista de haber traficado con más de 50 toneladas de cocaína y de haber lavado millones de dólares a través de una red internacional.