El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió anoche ante sus homólogos europeos el ingreso de Turquía en la UE y abogó por fijar un calendario del proceso. Al mismo tiempo, Zapatero reclamó "comprensión" hacia los países que, como Francia, ven con inquietud, por razones de política interior, la entrada de los turcos.

El jefe del Ejecutivo expresó estas opiniones en la cena que celebraron anoche en Bruselas los jefes de Estado y de Gobierno de los 25, en la que discutieron el escenario de la posible incorporación del país euro-asiático a la UE.

PRESIÓN EN FRANCIA Éste será uno de los temas que centrarán el desayuno de trabajo que mantendrá hoy Zapatero con el presidente de Francia, Jacques Chirac, y el canciller alemán, Gerhard Schröder. El mandatario francés se encuentra en una situación complicada debido a la presión de la opinión pública de su país, reacia al ingreso de los turcos en la UE.

Zapatero sigue la línea de José María Aznar de apoyar sin ambages las pretensiones de Ankara. Para el líder español, la presencia en la UE de un país de población mayoritariamente musulmana contribuiría a un mejor entendimiento entre el islam y Occidente, una idea que Zapatero trabaja con su propuesta de la Alianza de Civilizaciones.