Tras vencer en las elecciones del pasado domingo, el futuro primer ministro sueco, el conservador Fredrik Reinfeldt, celebró ayer la primera reunión con los líderes de los otros partidos de la Alianza, la coalición de centro derecha con la que ha conseguido ganar los comicios. El encuentro tenía como objetivo el reparto de carteras ministeriales entre los diferentes partidos de la coalición.

Además, para redondear la jornada electoral, la alianza de centroderecha logró recuperar la alcaldía de Estocolmo en las elecciones municipales, que se celebraron el pasado domingo. Los analistas opinaron que las reformas conservadoras no harán peligrar el sistema social.

Entre las promesas liberalizadoras de la Alianza vencedoera están medidas como la desaparición del impuesto sobre el patrimonio.