Los líderes de la UE intentarán arrancar hoy un compromiso al presidente ruso, Vladimir Putin, que garantice la seguridad del suministro energético de los Veinticinco. La debilidad energética de la UE será el tema principal de la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno que los Veinticinco celebrarán hoy en la ciudad finlandesa de Lahti, y de su posterior cena de trabajo con Putin.

El 79% del petróleo y el 54% del gas que consume actualmente la UE es importado, y estos porcentajes continuarán creciendo. Casi la mitad del gas y un tercio del petróleo importado procede de Rusia, por lo que "la cooperación entre la UE y Rusia en el campo de la energía es indispensable para asegurar la seguridad energética del continente", destaca el informe elaborado por la Comisión Europea cara a la cumbre.

La utilización de la energía como arma política por Moscú para acrecentar su influencia internacional y para forzar la entrada de las empresas energéticas rusas en el mercado europeo preocupa profundamente a la UE.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechará la cumbre para reclamar un mayor compromiso de sus socios frente a la inmigración ilegal.