"Putin ha descubierto que es más importante el caño energético que las ojivas nucleares". Con esta claridad se expresó ayer en Barcelona Ricardo Lagos, expresidente de Chile. Lagos fue uno de los participantes en la reunión celebrada en el palacio de Pedralbes sobre Geopolítica y energía, que organizó la Fundación CIDOB. La conclusión fue que el comportamiento de Rusia se ha extendido a otros países productores de gas, petróleo y otras materias primas y que estas se han convertido en un arma arrojadiza contra Europa, EEUU y el resto de Occidente.

El economista Lagos afirmó: "La energía continuará siendo un arma política si no se fomentan las energías renovables, que también son necesarias para evitar el calentamiento del planeta". Las afirmaciones del exmandatario fueron ampliamente compartidas por el centenar de expertos reunidos ayer.

El profesor universitario Manuel Castells insistió en la misma idea, y agregó: "Si EEUU no ha atacado a Irán, es porque el barril del petróleo se pondría a 130 dólares (ayer costaba 53). Y eso no hay ideología en el mundo que lo aguante". La Venezuela de Hugo Chávez no se salvó de las críticas del presidente de la compañía Petrométrica de México, Adrián Lajous, por su "nacionalismo petrolero" y las nacionalizaciones, "porque incrementarán los costes de producción".

"EL LÍO DE IRAK" Robert E. Mabro, presidente honorario del Instituto de la Energía de Oxford, insistió en la idea: "No sé si Venezuela es estable, pero creo que Chávez tiene la intención de quedarse mucho tiempo". Con igual vehemencia se refirió a Estados Unidos: "¿El lío de Irak quien lo creó? No fue mi suegra. Antes había problemas, pero el flujo de petróleo seguía fluyendo de Irak e Irán". Mabro defendió políticas conjuntas en la UE a través de líneas eléctricas unificadas y gaseoductos comunes.