Según UNICEF, muchos de estos niños han acabado siendo violados o incluso asesinados por sus propios captores.