El presidente de México, Felipe Calderón, pidió hoy a su colega estadounidense, Barack Obama, que reflexione sobre la eficacia que ha tenido el embargo de EEUU a Cuba, que para el mandatario mexicano ha resultado una medida "poco útil". "Nosotros no pensamos que el embargo o el aislamiento de Cuba sea una buena medida para que las cosas cambien" en la isla caribeña, afirmó Calderón en una rueda de prensa conjunta con Obama, en visita de trabajo al país, en la residencia presidencial de Los Pinos. Calderón añadió que "la verdad es que el embargo está allí desde antes de que el presidente Obama y yo naciéramos, y, sin embargo, no ha cambiado mucho las cosas en Cuba", manifestó. "Habrá que preguntarse si ese no es tiempo suficiente para considerar que ha sido una estrategia poco útil para que las cosas en Cuba cambien. Yo pienso que sí", añadió. El mandatario mexicano aplaudió, sin embargo, las medidas que ha tomado Obama para cambiar la actitud. "Yo le deseo al presidente Obama la mejor de las suertes en ese intento diametralmente distinto de lo que hasta ahora ha sido la política estadounidense hacia Cuba", señaló. Además, opinó que las decisiones de su colega estadounidense, como el levantamiento de las restricciones a los viajes y a las remesas de los estadounidenses que tienen familiares en Cuba, van "por el camino correcto". El gobernante de México, que dijo compartir con Obama su creencia en la democracia, el libre mercado y los derechos humanos, recordó que su país es un "buen amigo" de Cuba y de Estados Unidos, por lo que espera que los tres puedan serlo en el futuro al mismo tiempo. "Sabemos que un día, el día que prevalezcan los principios en que creemos, ese día podremos ser no solo vecinos sino también amigos los tres". Además, advirtió de que "si México puede contribuir a que dos amigos puedan arreglar o mejorar los asuntos que tienen entre sí", lo hará, aunque sea manteniéndose "respetuoso de ambos"