El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, anunció ayer que el régimen comunista de la isla caribeña pondrá en libertad a todos los prisioneros políticos, además del grupo de 52 cuya liberación ya se anunció el pasado 7 de julio. De este grupo, 20 ya han salido de la cárcel (11 de ellos se encuentran actualmente en España), y el resto recobrarán la libertad de manera escalonada a lo largo de los próximos cuatro meses.

"La voluntad del Gobierno es liberar a todas las personas" a condición de que no estén acusados de delitos de sangre, dijo Alarcón a la agencia AFP en Ginebra, donde asiste a la tercera conferencia mundial de presidentes de parlamentos. Según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), quedan todavía en la isla 115 presos políticos, aparte del grupo de los 52.

CONFIANZA ESPAÑOLA El ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, se mostró ayer convencido de que "todos" los presos políticos cubanos serán puestos en libertad durante los próximos meses.

Durante la sesión de control del Senado, Moratinos dijo también que, una vez excarcelados todos los detenidos, "no tendrá más sentido" mantener la llamada posición común, que condiciona la relación de la Unión Europea con respecto a Cuba a los avances del régimen castrista en derechos humanos y libertades democráticas.

Por otro lado, la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA) ha contactado y se ha reunido con familiares de presos que próximamente serán puestos en libertad y que han manifestado su deseo de viajar para residir en EEUU una vez abandonen la cárcel. La oficina de EEUU en Cuba, en cambio, no ha confirmado la celebración de los contactos con las familias.