Los ministros europeos de Medio Ambiente se pronunciarán por primera vez mañana en Luxemburgo sobre la estrategia comunitaria para reducir las emisiones de dióxidos de carbono entre un 80 y un 95 % en 2050, propuesta por la Comisión Europea en marzo. El plan del Ejecutivo comunitario fue considerado entonces poco ambicioso por los ecologistas, entre otras cosas, porque no incluyó una ampliación del objetivo de recorte de emisiones para 2020 del 20 al 30 % ni hizo vinculante su meta de ahorro energético (un 20 %, también para 2020). Los países de la UE aprobarán un texto de conclusiones de carácter general al respecto en el que no se hace mención a la propuesta más controvertida de las que presentó la CE en marzo: la retirada de parte de los permisos de emisión del mercado europeo del carbono a partir de 2013, confirmaron hoy fuentes comunitarias. Esa retirada fue concebida por la Comisión para elevar el precio del CO2 y conseguir que contaminar resulte más caro y, por tanto, menos interesante que invertir en tecnologías limpias, pero la industria asegura que constituye una manera encubierta de obligar a las compañías a realizar mayores esfuerzos de reducción de emisiones en menos tiempo y que podría generar perjudicar a la competitividad. La UE cuenta con alrededor de 2.000 millones de derechos de emisión para 12.000 instalaciones industriales de los Veintisiete y su mercado del carbono está valorado en unos 90.000 millones de euros al año. Los Veintisiete celebrarán, por otro lado, un debate sobre la protección de los recursos hídricos y aprobarán un texto de conclusiones también sobre esta cuestión con vistas a la estrategia que la Comisión Europea presentará el próximo año sobre el agua. Dedicarán también parte de la jornada a la polémica propuesta de Bruselas para cambiar el sistema de autorización de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y dar más poder a los países. La discusión girará en torno a las dificultades que esta propuesta podría generar en la Organización Mundial del Comercio (OMC), pero previsiblemente no se lograrán avances a la espera de que el PE se pronuncia al respecto en primera lectura el próximo mes de julio.