Antiguo dirigente del IRA, de 61 años, reconvertido en político y negociador de paz, su intento de repetir en el sur de la isla el éxito obtenido en el norte parece condenado al fracaso. Varias víctimas de los asesinatos del IRA le han exigido responsabilidades. Su pasado le persigue.