El Grupo de los 20 (G-20) respaldará hoy en su declaración final el plan de España para recapitalizar su sistema bancario, según el borrador preparado por los países participantes en la VII cumbre de líderes que se celebra en Los Cabos (México). Uno de sus párrafos reza: "Damos la bienvenida al plan de España para recapitalizar su sistema bancario". La declaración, que se aprobará hoy, compromete a los miembros de la zona euro a "salvaguardar estabilidad e integridad", así como a "mejorar el funcionamiento de los mercados financieros y romper la vinculación entre riesgo bancario y riesgo soberano".

Con esta declaración a favor de no vincular el riesgo bancario y el soberano, el G-20 apoya la idea de que el dinero del rescate a España pueda ir directamente a la banca para que no compute como deuda, una tesis que cuenta también con partidarios en Bruselas, pero a la que se opone firmemente Alemania.

En la misma línea que el G-20, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pidió que el rescate bancario que el Eurogrupo prepara para España "evite cualquier contaminación entre deuda financiera y soberana". Cara a evitar el "círculo vicioso" entre ambas deudas, el presidente del Consejo Europeo sugirió que el Eurogrupo debería reconsiderar la posibilidad de entregar los fondos a los bancos sin pasar por el Estado, ya que su cómputo como deuda pública es la que está provocando una reacción negativa de los mercados. "Lo que esperamos ahora es que España presente su petición formal y entonces discutiremos la mejor forma de hacerlo", añadió Barroso.

TENSIÓN EN LA TEMPESTAD En medio de la tempestad financiera, afloran las tensiones, ya no solo entre los países europeos, sino también entre los de ambos lados del Atlántico. Durao Barroso reaccionó airado a una pregunta y recalcó que los europeos no acudían a esta cita "para recibir lecciones en temas de democracia o sobre la forma de gestionar la economía".

Barroso pidió al G-20, como foro de coordinación económica internacional que incluye las economías avanzadas y emergentes más importantes, que apoye las medidas que planteará la UE para salir de la crisis. En particular la unión bancaria, sobre la que anunció una propuesta para el último trimestre del año. "Podemos y debemos avanzar hacia la unión bancaria", dijo el presidente de la Comisión Europea en una rueda de prensa junto al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, quien aseguró que este será uno de los temas centrales de la cumbre europea de final de junio.

Al margen de la cumbre del G-20, cuyos objetivos oficiales se centran en el crecimiento y la creación de empleo, el presidente de EEUU, Barack Obama, se reunió con los dirigentes de la UE para mostrar la preocupación de Washington ante un posible agravamiento de la crisis europea que contagie a su país a pocos meses de las elecciones. En su encuentro con Angela Merkel, Obama se unió al coro que pide una flexibilización de la postura alemana respecto a las medidas de austeridad contra la crisis.