El presidente de Egipto retendrá su autoridad para nombrar y destituir a todos los ministros del Gabinete, según han informado al diario egipcio 'Al Masry al Youm' dos miembros del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, organismo que gobierna el país desde la caída del régimen de Hosni Mubarak.

En una conferencia conjunta junto al general mayor Mamduh Shahin, el también general mayor Mohamed al Assar, ha señalado que "el nuevo presidente se hará con todos los poderes, que serán totalmente respetados". "Las Fuerzas Armadas sólo mantendrán parte de la autoridad legislativa, tal y como recoge la Declaración Constitucional, hasta que se elija un nuevo Parlamento", ha agregado.

En este sentido, Shahin ha recalcado que el nuevo presidente tendrá autoridad para nombrar al primer ministro, así como al resto de ministros, incluyendo al de Defensa.

"No podemos revisar los veredictos del Poder Judicial, ya que nos adherimos al principio de independencia judicial", ha señalado Al Assar, en referencia al veredicto del Tribunal Constitucional que provocó la disolución de la Asamblea Popular. "El Ejército no está contento con el veredicto, pero respeta la decisión y la inviolabilidad del tribunal", ha añadido.

En este sentido, Al Assar ha manifestado que "fue necesario emitir la declaración constitucional complementaria, ya que Egipto se está convirtiendo en un Estado democrático". "Es un proceso difícil y aún nos enfrentamos a peligros y desafíos", ha apostillado.