Miles de personas han vuelto a manifestarse este miércoles en la plaza Tahrir de El Cairo para solicitar al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que cumpla con la entrega del poder a un Gobierno civil y para protestar contra la disolución del Parlamento electo y el decreto que da al Ejército poderes para detener a la población civil.

Miles de personas se concentraron el martes en la plaza Tahrir y junto al Parlamento, así como en la ciudad de Alejandría, para protestar contra estas mismas decisiones. El decreto promulgado el pasado domingo por el Consejo Supremo implica que éste asume las competencias legislativas hasta que sean elegidos los miembros del nuevo Parlamento y mantiene el control de los asuntos militares.

Las protestas de este miércoles han estado protagonizadas por Hermanos Musulmanes y múltiples grupos revolucionarios seculares, que se han unido en Tahrir a los seguidores del movimiento islamista que celebran la victoria de su candidato, Mohamed Mursi, desde el lunes, según ha informado el diario 'Al Ahram'.

El equipo de campaña de Mursi ha declarado su victoria en la segunda ronda de las elecciones presidenciales, aunque su rival, el último primer ministro del expresidente Hosni Mubarak, Ahmed Shafiq, ha proclamado igualmente su victoria.

Sin embargo, los resultados finales no serán anunciados hasta el fin de semana después de que la Comisión Suprema Electoral Presidencial haya confirmado este miércoles por la tarde que retrasa la fecha de publicación de los resultados, prevista para hoy, para poder examinar las reclamaciones remitidas por las campañas de los dos candidatos.