Más de 50 personas han muerto, entre civiles y soldados, al estallar minas que habían sido enterradas por los combatientes del grupo Ansar al Sharia, vinculado con Al Qaeda, antes de huir de dos de sus principales bastiones en el sur de Yemen, las ciudades de Zinjibar y de Jaar, por la ofensiva del Ejército, según ha informado el Ministerio de Defensa este sábado.

"Más de 50 ciudadanos han muerto por las minas sembradas por los terroristas antes de huir de Zinjibar y de Jaar", ha explicado el vicegobernador de la provincia de Abyan, Ahmed Ghaleb al Rahwi. El Ministerio de Defensa cita en su página web a Al Rahwi y explica que los milicianos plantaron miles de minas antes de retirarse.

Al Rahwi ha explicado que el desminado de la zona y los trabajos para restablecer el suministro de electricidad y de agua corriente en Jaar, por lo que gran parte de los desplazados han regresado ya a sus casas. En Zinjibar, en cambio, aún continúan las labores de desminado y no se recomienda a sus vecinos regresar aún.

El Ejército yemení ha llevado a cabo este mes una serie de ataques para recuperar el control de las ciudades tomadas por los milicianos dentro del marco de la ofensiva para lograr la estabilidad en el país, respaldada por Estados Unidos. El año pasado, Ansar al Sharia, tomó el control de varias ciudades en la provincia de Abyan durante las protestas contra el ex presidente Alí Abdulá Salé.