Miles de personas se han manifestado este miércoles en las calles de la capital de Mauritania, Nuakchot, para solicitar la dimisión del presidente, Mohamed Ould Abdelaziz, según ha informado la agencia mauritana de noticias ANI.

La protesta, que ha sido convocada por la Coordinadora de la Oposición Democrática (COD), ha transcurrido entre la Mezquita Marroquí y la Plaza Ibn Abbas, donde se ha convertido en una sentada. En la misma ha participado el expresidente y líder opositor Ely Ould Mohamed Vall.

Los participantes han enarbolado banderolas y han portado pancartas en las que se podía leer 'Todos juntos para acabar con la fiesta e imponer el cambio democrático' y 'Abajo, abajo con el régimen militar'. En este sentido, los líderes de la COD que han participado en la manifestación han dicho que "se ha de poner fin al despotismo del régimen autoritario de Abdelaziz".

El mandatario resultó herido de bala en el abdomen el 13 de octubre a causa de un disparo realizado por error por una patrulla militar contra su convoy. Poco después, Abdelaziz llamó a los mauritanos a mantener la calma en un mensaje televisado desde su cama del hospital tras la operación, poco antes de ser trasladado a Francia para seguir el proceso de recuperación, de donde regresará en los próximos días.

Abdelaziz llegó al poder en 2008 mediante un golpe de Estado y un año después fue ratificado en el cargo. A pesar de su forma de acceder a la Presidencia, se ha convertido en un aliado fundamental para los países occidentales en la lucha contra el terrorismo islámico, especialmente contra la organización terrorista Al Qaeda.

Mauritania ha lanzado numerosos operativos de seguridad contra los grupos 'yihadistas' asentados en Malí, antes de que los islamistas radicales se hicieran con el control del norte del país aprovechando el caos generado por el golpe de Estado del pasado mes de marzo.

Aunque Mauritania ha disfrutado de varios años de estabilidad política, en los últimos tiempos ha habido numerosas manifestaciones contra el Gobierno por su mala gestión de las crisis alimentarias y su débil lucha contra la corrupción.