El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, sorprendió ayer a los israelís al anunciar que se retira de la política a menos de dos meses de las elecciones generales. Barak, exprimer ministro laborista y uno de los militares más condecorados de Israel, señaló que quiere "pasar más tiempo" con su familia. "No he tomado esta decisión sin dudar, pero sí de todo corazón", explicó el líder político.

"Hay muchas formas de contribuir al Estado y la política no es la única", subrayó Barak, que en el 2011 abandonó el Partido Laborista para crear la formación Atzmaut (Independencia) después de los desacuerdos surgidos por su decisión de apoyar a la coalición de derechas del primer ministro Binyamin Netanyahu. A Barak, de 70 años, las encuestas no le daban ni un escaño hace dos semanas, pero después de la ofensiva israelí en Gaza, le otorgaban entre 3 y 4.

Considerado el principal apoyo de Netanyahu en un posible ataque a Irán, Barak ha tenido una carrera militar brillante y una trayectoria política turbulenta. Antiguo héroe de guerra, empezó en la política de la mano del primer ministro asesinado Yitzhak Rabin, y ganó las elecciones al mando de los laboristas en 1999. En el 2001 perdió las elecciones y se alejó de la política hasta 2007, cuando recuperó el liderazgo de los laboristas, que en los comicios de 2009.