A pesar de la presión de España, Italia y otros países mediterráneos para adoptar con urgencia medidas concretas para hacer frente al grave problema de la inmigración irregular a través del Mediterráneo, la cumbre de la Unión Europea (UE) se ha limitado a encargar al grupo de trabajo especial Mediterráneo creado tras la tragedia de Lampedusa (Italia) en octubre para que presente en diciembre las medidas podrían adoptarse para "un uso más eficaz" de los instrumentos europeos existentes para afrontar ese problema.

Los líderes de los Veintiocho, sin embargo, aplazaron hasta junio del año próximo la definición de una estrategia europea sobre inmigración irregular y asilo. Los líderes europeos tampoco asumieron ningún compromiso concreto para ampliar los actuales fondos del presupuesto comunitario destinados a afrontar los problemas de la inmigración, ni para incrementar los medios aeronavales y los equipos de que dispone la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex).

Países en tránsito

La cumbre ha puesto el énfasis en ayudar a los países de tránsito de donde parten los simpapeles hacia Europa, como Libia, para que puedan evitar que partan los barcos hacia la UE y para luchar más eficazmente contra las mafias de tráfico de inmigrantes clandestinos.

El presidente francés, François Hollande, ha destacado que también debe reforzarse la eficacia del control de las costas europeas para que Frontex pueda evitar que los inmigrantes irregulares "puedan aventurarse en navíos de fortuna" en el Mediterráneo. Hollande ha asegurado que en diciembre se incrementarán los medios navales destinados a Frontex y al Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras (Eurosur).

Sin cambios

La cancillera alemana, Angela Merkel, ha señalado que no va a haber ningún cambio en las normas sobre la aceptación de refugiados, ni sobre el reparto de cuotas entre los países de la UE. Merkel ha recordado que Alemania es el país de la UE que más peticiones de asilo asume cada año de lejos. Merkel también ha insistido que el problema de la inmigración requiere un debate a largo plazo.