Los líderes de la Unión Europea (UE) han escogido al exprimer ministro luxemburgués, el democristiano Jean-Claude Juncker, como el candidato a presidir la Comisión Europea durante los próximos cinco años, según ha anunciado el presidente de la UE, Herman Van Rompuy en su cuenta de Twitter.

El primer ministro británico, David Cameron, completamente aislado en la cumnbre, ha mantenido su rechazo a Juncker hasta el final. El nombramiento de Juncker deberá ser ahora ratificado por el pleno del Parlamento Europeo el próximo 16 de julio por una mayoría absoluta, es decir con el respaldo mínimo 376 eurodiputados.

Juncker "es la persona errónea" para presidir la Comisión Europea, ha insistido Cameron en vano al llegar a la cumbre. "Juncker ha estado en el corazón del proyecto de integración europeo y ha incrementado el poder de Bruselas y ha reducido el poder de los estados-nación toda su entera vida profesional", ha criticado Cameron para justificar su rechazo al nombramiento del antiguo presidente del Eurogrupo, porque impedirá sus planes de renacionalizar las políticas europeas.

Cameron ha pronosticado que los demás líderes de la UE se arrepentirán del error cometido al ceder su poder y sus prerrogativas a la Eurocámara en la nominación del presidente de la Comisión Europea, al aceptar automáticamente al candidato propuesto por los partidos políticos europeos.