Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Europa lucha “contra reloj” contra la variante ómicron

Por el momento, ocho países de la UE han detectado más de una veintena de casos de esta nueva cepa, con Países Bajos a la cabeza

Toma de muestra para una prueba PCR a un pasajero en el aeropuerto de Johanesburgo.

Tres días después de la alerta internacional, ocho países europeos han detectado más de una veintena de casos variante de la variante ómicron, asociada a mayor riesgo de infección. Países Bajos, con 13, encabeza una lista que incluye también a Reino Unido, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Italia, Austria y República Checa, mientras que Francia ha reconocido que la detectarán de forma inminente. Reino Unido ha convocado para este lunes una reunión urgente de ministros de Sanidad del G7 (el de las economías más desarrolladas), para abordar esta cuestión.

Nos tomamos ómicron muy en serio. Estamos ahora en una carrera contrarreloj, porque no lo sabemos todo acerca de esta variante, pero es una variante de preocupación”, dijo ayer la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que explicó que los científicos precisan entre dos a tres semanas para tener una “imagen completa” sobre “las características de las mutaciones” de esta nueva variante.

Las restricciones a los vuelos desde el sur de África, donde primero se identificó ómicron, permiten ganar tiempo para la investigación. Mientras, recalca Von der Leyen, hay que reducir los contactos, vacunar y administrar dosis de refuerzo “tanto como se pueda”, además de cumplir las medidas de distanciamiento social, ventilación y uso de mascarilla.

Más de 150 españoles viajeros en Sudáfrica y países vecinos trataban ayer de regresar a España salvando las restricciones internacionales a los vuelos desde esos países, informaron a Efe fuentes diplomáticas.

Es el caso del golfista profesional gallego Santiago Tarrío, que disputaba estos días en Sudáfrica el Joburg Open. A las 21.15 horas de anoche contó a Faro de Vigo que estaba punto de embarcar en el aeropuerto de Johanesburgo para regresar a Europa vía Ámsterdam. Todos los jugadores del circuito europeo de golf esperaban salir también del mismo modo.

Mientras, las autoridades sudafricanas han criticado la cancelación de vuelos, al considerarlo un bloqueo ilegal, y todo por un “pánico innecesario”, según una de las descubridoras de la variante ómicron del coronavirus, la doctora Angelique Coetzee. Esta investigadora, presidenta de la Asociación Médica de Sudáfrica, ha asegurado a la BBC que los síntomas de la infección con este linaje son, a tenor de los datos que maneja en estos momentos, “muy débiles”.

“Lo que estamos viendo en Sudáfrica y, recordemos, estoy en el epicentro, es muy débil. Para nosotros son casos leves”, señaló. “Estoy bastante segura de que en Reino Unido”, donde se han confirmado dos casos, “existe un pánico innecesario, aunque dentro de dos semanas podría estar diciendo lo contrario”.

No sería la primera vez que una nueva variante causa alarma y asola una zona determinada pero no se propaga globalmente. Fue el caso de la variante gamma, de Manaos, y la variante sudafricana beta. De ambas se detectaron casos en España pero nunca llegaron a ocupar una parte importante del nicho ecológico que sí coparon la alfa (británica) y ahora la delta (india). Está por ver si ómicron es aún más transmisible y desbanca a la delta.

El ministro de Salud británico, Sajid Javid, advirtió que existen motivos para pensar que las vacunas actuales son “menos eficaces” contra la ómicron y defendió las restricciones anunciadas el sábado por el primer ministro, Boris Johnson, entre ellas el regreso de la obligación de llevar mascarilla en tiendas y en el transporte público.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se mostró este domingo en contra de las drásticas restricciones de viaje aplicadas al sur de África. Reclamó que las decisiones se guíen por la ciencia y que se dé apoyo a los países africanos.

Israel, primer país en cerrar sus fronteras

Israel es, desde la pasada medianoche, el primer país del mundo que cierra sus fronteras por completo a cualquier visitante extranjero para reducir la expansión de la variante ómicron. El cierre durará un mínimo de dos semanas, y las autoridades han impuesto una cuarentena obligatoria para los ciudadanos israelíes que regresen al país.

Israel ha confirmado de momento un caso de ómicron, una mujer israelí que regresó desde Malawi, y tiene otros 12 sospechosos, también viajeros procedentes de África.

Nueva York, en estado de emergencia

El estado de Nueva York ha declarado el estado de emergencia como medida excepcional ante la aparición de la variante ómicron del coronavirus.

La gobernadora del estado, la demócrata Kathy Hochul, ha sido una de las primeras funcionarias del país en tomar una decisión al respecto de la nueva variante del virus, apunta el diario “The Hill”.

El principal responsable de la lucha contra el coronavirus en el país, el inmunólogo Anthony Fauci, afirmó el sábado que o le “sorprendería” que la variante ómicron estuviera ya en suelo estadounidense.

Compartir el artículo

stats