Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós al 'premier'

La última fiesta de Johnson: boda por todo lo alto

El exprimer ministro, que celebra el convite en la fastuosa mansión de un billonario 'tory', recurre una vez mas a la generosidad de los donantes del Partido Conservador

Boris Johnson y su esposa Carrie.

Este fin de semana, Boris Johnson y su esposa Carrie protagonizan una de las más esperadas fiestas del verano inglés. La pareja celebra con un año de retraso el convite de su boda en la gloriosa propiedad campestre de un billonariogran benefactor del Partido Conservador, del que se sospecha que también en esta ocasión ha debido aportar una generosa contribución al ágape. Daylesford House es una gran mansión georgiana del siglo XVIII, en el condado de Gloucester, clasificada como patrimonio nacional por el National Heritage. En el pasado, perteneció al gobernador general de India y es, desde hace 40 años, el hogar de Anthony Bamford, poseedor del título honorífico de Barón y director de una multinacional británica de materiales de construcción que heredó de su padre.

La propiedad posee unos espléndidos jardines de 600 hectáreas, con gran valor histórico también, donde hace unos días se instaló una gigantesca carpa blanca en la que acoger a los invitados que van a brindar por los novios. De su número e identidad nada se sabía en vísperas del evento mantenido en secreto y develado por la prensa. “No comentamos las especulaciones sobre asuntos privados o familiares que no conllevan ninguna declaración ministerial o fondos de los contribuyentes”, fue la respuesta de los portavoces oficiales.

Donación de 16,7 millones de euros

La tercera boda de Johnson de 58 años y la primera de la novia, de 34, tuvo lugar el mes de mayo del pasado año en la catedral católica de Westminster en una discreta ceremonia de la que sólo se supo después de la bendición. Debido a las restricciones por el covid, la celebración se limitó entonces a una recepción de 30 personas en los jardines de Downing Street, que a esas alturas se hallaba en el centro del escándalo de las fiestas ilegales. La gran recepción nupcial se aplazó para este verano y el lugar elegido era en principio la elegante residencia oficial de Chequers. Cuando las invitaciones ya estaban cursadas y los preparativos avanzados, Johnson fue obligado a dimitir como primer ministro. El cese precipitó la búsqueda contrarreloj de una nueva propiedad y una vez más Johnson encontró una mano generosa entre los ‘sponsors’ de los ‘Tory’.Lord Bamford es uno de los principales mecenas del Partido Conservador. Desde el 2001 se calcula que ha donado a la formación en torno a 14 millones de libras (16,7 millones de euros) en metálico y regalos. En el 2016 respaldó la campaña de Leave en favor del brexit y a Johnson cuando se presentó como aspirante al liderazgo. Durante la campaña de la elección general en el 2019, el ahora primer ministro en funciones realizó una presentación ante las cámaras en la factoría JCB de Bamford montado en una excavadora, derribando un falso muro en el que ponía 'Cumplamos el Brexit' y simulando desbloquear la interminable negociación. Aquel mensaje tan populista caló especialmente entre los antiguos simpatizantes laboristas que habían votado por la salida de Europa.

Imparable tren de vida

Carol, la esposa del billonario, posee una gran finca agrícola 'hiperchic', que como la mansión de Daylesford, con la que linda, está situada en Cotswolds la región de Inglaterra donde las celebridades son más abundantes que las abejas. Allí se han hecho con una propiedad Kate Moss, Stella McCartney, Kate Winslet, Elizabeth Hurley, Hugh Grant, Jeremy Clarkson, JK Rowling, o Zara Phillips, la sobrina del príncipe Carlos cuya residencia de Highgrove tampoco queda lejos. La granja de Lady Bamford posee una tienda bio, con tres sucursales en los barrios posh de Londres, que suministró comida a Johnson y su esposa durante la pandemia por valor de miles de libras.

La pareja siempre parece tener a mano a un multimillonario a quien recurrir para costear su tren de vida. Fue otro donante del Partido Conservador, David Brownlow, el que pagó 133.000 euros por la decoración de la vivienda oficial del primer ministro y su esposa en el 11 de Downing Street, que en breve abandonarán. Con una fortuna estimada en más de 300 millones de euros, un diario hablaba de Lord Brownlow, como "el santo patrón de las causas perdidas". En los últimos cuatro años habría inyectado el equivalente a 3 millones de euros en Cefinn, la marca de ropa que diseña Samantha Cameron, la esposa del exprimer ministro David Cameron, sin apenas experiencia en tan difícil y competitivo negocio. La compañía a pesar de las inversiones para reflotarla acumula pérdidas de 2,3 millones de euros.

Viajes de lujo

¿Partirán los Johnson de luna de miel a algún destino paradisiaco con sus dos hijos? En el pasado otro benefactor del Partido, David Rossfundador de Carphone Warehouse, les prestó su villa en el Caribe, durante una estancia navideña de 10 días por valor de casi 18.000 euros, que fue objeto de una investigación parlamentaria. Posteriormente el primer ministro reconoció haber pasado otras vacaciones gratis en la lujosa propiedad en Marbella vinculada con Zac Goldsmith, el diputado que, al perder el escaño, Johnson recompensó haciéndole Lord e instalándole de por vida en la Cámara Alta. Este año en primavera utilizó un jet privado del Gobierno para llevar a la familia a pasar un fin de semana en Cornualles. Esta vez la factura corrió a cargo de los ciudadanos. 

Compartir el artículo

stats