Las tropas anglo-americanas usan técnicas de ocupación ensayadas en el Ulster: rápidas incursiones al centro de la ciudad y destrucción de las defensas iraquís para minar la moral de los habitantes y provocar la caída del régimen, que habla de una resistencia inexistente. El cerco y el asalto de Bagdad son inminentes. Nadie se acuerda de las armas de destrucción masiva, que no han aparecido dando la razón a Hans Blix cuando apostaba por continuar las inspecciones.Pero aún persisten las dudas: ¿dónde está la temible Guardia Republicana? ¿Cuál es el precio de la victoria americana en víctimas civiles y en jóvenes soldados de reemplazo? ¿Cómo reaccionará la población ante la ocupación? ¿La Administración militar se rodeará de exiliados sin credibilidad como quiere Rumsfeld? ¿O contará con líderes internos como pretende Powell

Rumsfeld? ¿O contará con líderes internos como pretende Powell? ¿Cuál será la reacción de los países vecinos? ¿Cuál será el papel de la ONU, la OTAN, la UE y Rusia en el futuro de Irak? Esto sólo ha empezado.