José Couso estará pronto con su familia. Las fuerzas estadounidenses pusieron en marcha ayer por la noche la operación de evacuación del cuerpo de este cámara español que el martes murió cuando un tanque estadounidense disparó contra el hotel Palestina.

Un alto militar estadounidense en Kuwait telefoneó ayer a Jon Sistiaga, el reportero de Tele 5 que acompañaba a Couso, para comunicarle que la evacuación "puede iniciarse en un plazo de tres minutos a tres horas".

ÓRDENES MILITARES

"Tengo órdenes de que usted (por Sistiaga) también sea evacuado, así que tiene que estar junto al cuerpo de José Couso para cuando lleguen nuestros hombres", le dijo el alto mando.

"Puede que la operación se haga esta noche aunque todo indica que la vamos a realizar mañana", afirmó el coronel McCoy, que dirige las fuerzas estadounidenses en la zona de Bagdad donde se encuentra el hospital Ibn Nafis, en el que está el cuerpo del cámara, y el hotel Palestina, en el que se aloja Sistiaga.

Ayer a última hora de la tarde, todo indicaba que la repatriación iba a efectuarse por la mañana --aunque ya había salido de Kuwait el helicóptero que había de recoger los restos de Couso-- dados los riesgos de una operación con la ciudad a oscuras, al no haber luz eléctrica. Además, el atentado suicida en que murieron varios marines junto al hotel Palestina llevó a las tropas a aumentar las precauciones.

En principio, la evacuación se realizará trasladando primero el cuerpo de Couso al aeropuerto de Bagdad y, evacuándolo por avión hasta Kuwait. Desde allí, llegará a España a bordo de un avión Hércules del Ejército español.

Por la mañana, Sistiaga y un grupo de periodistas españoles fueron escoltados por marines hasta el hospital donde se encontraba el cadáver. La visita se realizó para comprobar que no era cierta la información que el miércoles había facilitado a Tele 5 el Ministerio de Defensa, según la cual el cuerpo ya estaba en manos de los militares de EEUU.

La Cruz Roja comunicó a Sistiaga que ellos iban a evacuar "lo antes posible" a uno de sus médicos que murió el martes y que con él se iban a llevar al cámara. En Madrid, un portavoz del Ministerio de Defensa aseguró que los norteamericanos no pudieron trasladar los restos de Couso a Kuwait porque una tormenta de arena impedía volar al helicóptero.