El sector cerámico español viene denunciando en los últimos meses su impotencia para competir ante los fabricantes chinos, a quienes acusan incluso de estar ofreciendo el metro de gres porcelánico a poco más de tres euros, frente a los 12 euros que se estima cuesta a las empresas castellonenses.

Ante estos precios, la industria española, y europea en general, se ve impotente para frenar esta competencia desleal. La coyuntura es mucho más grave en momentos como el actual, con el euro cotizándose a un nivel muy superior a la divisa dólar, lo que distorsiona enormemente la demanda de productos cerámicos fabricados en España en los mercados internacionales.

Según los empresarios castellonenses, China puede colocar en los canales de distribución piezas de gres porcelánico a sólo 3 euros/m porque dispone de la tecnología más moderna del mercado, adquirida básicamente a los fabricantes italianos, líderes en el mundo en este apartado. Además, el sector cerámico del gigante asiático se beneficia de unos costes de mano de obra muy reducidos, a lo que se une una legislación más relajada, sobre todo en aspectos como el medio ambiente.

A todo esto, se suman otros factores, el más grave de todos, el constante plagio de los modelos que ofrecen los españoles. "Los productores chinos se comprometen a reproducir los modelos españoles ante los distribuidores de manera fidedigna y a precios más económicos, sin tener en cuenta el respeto a la propiedad industrial de cada propuesta", señalan fuentes del sector, amparándose en que este tipo de prácticas son habituales en China en todos los sectores.

INVERSIÓN EN I+D+I

Ante esta situación, la industria provincial ha apostado por diferenciar sus productos mediante el valor añadido, a través de una inversión continua en investigación, desarrollo e innovación, que les permita colocar en el mercado un producto diferente, un servicio personalizado y una calidad basada en el prestigio que, por el momento, aún no disfrutan los asiáticos. Pese a todo, este hecho no evita que los costes de la industria provincial sean mayores, por lo que ya se plantean adoptar otras medidas más contundentes, como la apertura de expedientes por dúmping.