La de ayer fue la manifestación más multitudinaria de la historia de la ciudad de Castellón. Las 100.000 personas que, según fuentes de la policía, se concentraron en las calles de la capital suponen la mayor muestra de participación ciudadana jamás producida en un acto de estas características.

Los antecedentes más numerosos en actos públicos han sido hasta la fecha el del 15 de febrero del 2003, cuando 15.000 personas gritaron No a la guerra de Irak, así como la manifestación del 23-F, para condenar el intento de golpe de Estado militar.