EEUU reaccionó con prudencia al anuncio de la retirada española de Irak. La Administración Bush desea que una nueva resolución de la ONU permita su continuidad en Irak, según declararon ayer altos funcionarios del Departamento de Estado de EEUU. Bush telefoneó a Zapatero para felicitarle por su victoria. En un tono cordial, que no ocultó las diferencias entre ambos, Bush y Zapatero expresaron su deseo de "trabajar juntos, particularmente contra el terrorismo".