Mucho calor. Julio arranca con temperaturas que superan hasta en 10 grados la media habitual en Castellón. Según el Instituto Nacional de Meteorología (INM), el termómetro en este primer mes del verano deja valores que rondan los 24,5 grados --Guía resumida del clima en España 1971-2000--, mientras que estos días se han alcanzado incluso los 34. Y, esto sólo ha hecho más que empezar.

Los expertos aseguran que este año el calor no será tan agobiante como el pasado verano, aunque su explicación es sólo estadística: "Lo normal es que haga calor, con los 15 días habituales de temperaturas elevadas, pero, estadísticamente es difícil que haya dos veranos consecutivos tan calurosos", dice la climatólogo Anna Rius. Y es que nadie se atreve a hacer previsiones de dos meses.

En cambio, las autoridades ya han tomado medidas para defenderse ante una nueva ola de calor con la puesta en marcha de una campaña, también televisiva, que pretende informar a la población de los riesgos y evitar que se repitan los problemas de salud del año pasado.

CÓLICOS Y OTITIS En la provincia, se registró un incremento, aunque ligero, del número de muertos, sobre todo de personas mayores, más vulnerables a las altas temperaturas y a los cambios bruscos. Además, se dispararon las urgencias sanitarias en los hospitales y los médicos de los centros de salud tuvieron que atender más casos de cólicos, otitis e infecciones. Por los servicios de Urgencias del Hospital General pasaron hasta un 15 por ciento más de ancianos de lo habitual. Y, la mayoría, con enfermedades "agravadas o provocadas" por las temperaturas.

Los niños también son población de riesgo y pueden aparecer casos de conjuntivitis, faringitis y amigdalitis, además de infecciones cutáneas, "ya que cualquier herida o picadura de insecto se infecta con más facilidad". También deben prevenir el calor las personas obesas y los enfermos crónicos.

Estos procesos provocaron la falta de camas en los centros sanitarios de la provincia, debido a que en los meses de verano no se esperan tantos ingresos: "Fue un mes de agosto atípico porque registramos más ingresos de pacientes mayores con dolencias cardíacas o respiratorias que se descompensan con el calor", recordaba un facultativo.

El plan de prevención ya está en marcha y se han distribuido trípticos con información en centros de la Tercera Edad, hospitales y ambulatorios.

En la campaña, Sanidad establece tres niveles de alerta: Verde, amarillo y rojo. "Según las previsiones y los días que vayan a durar las altas temperaturas, se activará una u otra alerta", explican desde la Conselleria. El primer nivel intensificará la información y la vigilancia; el segundo dará la alerta a través de los medios de comunicación, se avisará a los Servicios Sociales de cada población y se elaborarán informes sobre incidencias; el tercero activará las medidas de emergencia, con la participación de Protección Civil y funcionará 24 horas el teléfono 900 161 161.

SIETE DÍAS Otra fuente de información para los castellonenses es el nuevo servicio del INM que ofrece las previsiones del tiempo para siete días y por localidades. En Castellón se pueden obtener detalles de Alcal de Xivert, L´Alcora, Almassora, Almenara, Benicarló, Benic ssim, Betxí, Borriol, Burriana, Castellón, Moncofa, Nules, Onda, Oropesa, Peñíscola, Segorbe, Torreblanca, La Vall, Vila-real y Vinar²s. La web es www.inm.es.

Pero el calor no sólo afecta a la salud. El verano pasado se hizo frente a 27 millones de pérdidas en el campo de la provincia. Los cítricos, con daños de 17 millones de euros, fueron los cultivos peor parados, aunque tampoco hay que olvidar la alarmante subida de los precios de las hortalizas y verduras. El kilo de judías llegó a costar 10 euros y el de tomates no bajaba de los tres, mientras que las lechugas se vendían a 1,80 la unidad.

Y es que el azote de calor fue tal, que incluso se agotaron los cubitos de hielo.