La renta de los citricultores de Castellón cayó un 3,9% en la campaña del 2003-2004 y un 8% en la del 2004-2005, según un informe de La Unió. Es decir, un -12% en dos años. En este sentido, los agricultores temen que esta campaña se repita la situación y su poder adquisitivo descienda otro 4%, como mínimo.

Las organizaciones agrarias basan estos pronósticos tan negativos en función de los bajos precios registrados en el campo en la primera mitad de esta campaña. Además, denuncian que los mercados internacionales --al margen de los hipers europeos-- están logrando unos precios más elevados que el año pasado, pero esto no ha repercutido en los productores.

En este sentido, tal como publicó Mediterráneo, la media del precio de las clemenules en los mercados europeos ha ascendido un 11,3% el precio de las clemenules respecto al año pasado, y un 15,56% el de las navelinas. Asimismo, según el mismo estudio, en los mercados españoles se ha incrementado la cotización de los cítricos en un 5,5%.

Según indicaron desde Fepac-Asaja Castellón, "resulta difícil cultivar cítricos para no ganar nada y que los beneficios se los lleven otros", en referencia a los comerciantes. Anunciaron que, de seguir así, "comportará el abandono de huertos".