Es el parque natural que soporta mayor presión de visitantes, por su cercanía a la capital de La Plana. A finales de abril sufrió el último incendio y los ecologistas exigen un plan de vigilancia, así como la sustitución de las quemas controladas de rastrojos, por métodos como la trituración. Falta inversión en tema de limpieza.