La provincia de Castellón afronta el reto de transformarse en los próximos años en un destino turístico de primer orden. Los empresarios advierten de que para poder competir en igualdad de condiciones con otras zonas emergentes, como Tarragona o Murcia, habrá que acelerar los proyectos pendientes y garantizar el suministro de agua.

Castellón arrastra un déficit histórico en materia de infraestructuras, que se va subsanando muy lentamente. Sigue siendo la única provincia del arco mediterráneo que no dispone de aeropuerto, de ahí la necesidad de agilizar las obras del Costa Azahar, que no verá la luz hasta dentro de dos años.

En cuanto a la red viaria, la provincia carece de un gran eje vertebrador, a excepción de la autopista de peaje. De ahí la importancia de culminar la autovía Mudéjar para conectar con Aragón y de prolongar la autovía de la Plana hasta Cataluña. También es necesario acondicionar la N-232, denominada comúnmente Vinar²s-Vitoria, para facilitar el acceso a la provincia a los turistas del norte de España, que optan por otros destinos. Como asegura el presidente de la Diputación, Carlos Fabra, "toda esa gente aparece en Reus, Salou o Tarragona, cuando son clientes potenciales del norte de la provincia, de localidades como Vinar²s, Benicarló, Peñíscola o Alcossebre. Sin embargo, no vienen porque no tenemos la infraestructura".

COMPETIDORES Precisamente, Tarragona y, más en concreto, la Costa Daurada, será uno de los principales competidores de Castellón. Tiene una oferta turística amplia y consolidada, un aeropuerto en expansión y una clara experiencia. Otra zona que ha apostado de forma decidida por el turismo residencial es la región de Murcia, que va a impulsar un segundo aeropuerto turístico y proyecta miles de viviendas y decenas de campos de golf. Castellón mantiene invariable la oferta de tres, aunque hay una veintena en trámite.

POTENCIAL Los empresarios destacan el potencial turístico que tiene Castellón, pero advierten de que es necesario agilizar las vías de comunicación.

"Estamos preparados para competir con quien sea y Castellón puede ser un destino de primer orden porque tiene todos los elementos: sol y playa, interior, cultura y gastronomía", asegura el presidente de la Asociación de Empresarios Turísticos y Hosteleros (Ashotur), Carlos Escorihuela, quien añade que para rivalizar con otras zonas "debe contar con las mismas facilidades".

Escorihuela cree necesarias infraestructuras como "las autovías, la liberalización de la autopista, el aeropuerto y el AVE". Comparando Castellón con Tarragona, cree que los catalanes "nos llevan mucha ventaja porque tienen una planta hotelera amplísima, un parque temático de primer orden y un aeropuerto consolidado".

Por su parte, el presidente de la Federación de Turismo de Castellón (Feturcas), Eduardo Ferreres, se muestra optimista y afirma que la provincia "acabará siendo el destino turístico por excelencia del arco mediterráneo". También ve imprescindible el desarrollo de las autovías y las instalaciones aeroportuarias y pide "consenso" en la planificación del sector.